Archivo de la etiqueta: pyl

Desencriptando el Pladur

Los instaladores de Placas de Yeso Laminado (o sistemas de PYL o pladur por el primer fabricante que las popularizó) eligen una especie de códigos para identificar lo que instalan, una muestra “sencilla” podría ser la siguiente:

15N+48+15wa/600 + LM40mm/40kg/m3

Desde luego no es muy amigable, pero no es arameo, tratemos de descifrar su significado.

Esquema de una instalación con placas de yeso laminado

15N         Describe la placa de yeso que se va a instalar. En este caso se trata de una placa de 15 mm de espesor del tipo normal. Las placas a instalar en las paredes suelen ser de 15 mm de espesor. En los techos se suelen utilizar placas de 13 mm.

48        Describe el montante (el perfil) sobre el que se atornillarán (pincharán en la jerga) las placas. Los montantes de 48 mm (o 49 mm según el fabricante) son lo normal. Un perfil mayor podría ser necesario para conseguir un mayor espacio entre las placas de cada cara y poder así instalar un aislante de mayor espesor. O para conseguir una mayor altura del tabique, al conferirle mayor rigidez. Los diferentes fabricantes proporcionan tablas en las que detallan las alturas máximas a las que puede instalarse una combinación dada de montantes y placas. 

15wa         Describe que en la otra cara del tabique se instalará una placa resistente al agua (hidrofugada, impregnada, verde o w son también denominaciones posibles para estas placas). Estas placas se instalan en locales con mucha humedad, por ejemplo aseos. Suelen ser de color verde. 600          Describe la modulación, es decir la distancia entre montantes. La modulación puede ser de 600 mm o 400 mm. La modulación normal es de 600 mm, es la más barata. Una modulación de 400 mm requiere más material. La modulación de 400 mm se utiliza para conseguir mayores alturas, o cuando un tabique no se arriostra (atornilla) directamente al forjado superior. Es recomendable que los tabiques lleguen hasta el forjado superior (no solamente hasta el falso techo), así se consigue una mayor resistencia de la pared y un mejor aislamiento acústico.

LM 40mm/40kg/m3         Describe el aislante que se empleará entre las dos placas de yeso laminado. En este caso se empleará lana mineral de 40 mm de espesor y con una densidad de 40kg/m3.

OTRAS ABREVIATURAS

FON         Se utiliza para describir que una placa de techo es fonoabsorbente, es decir que absorbe los ruidos. Son muy adecuadas para locales como restaurantes o salas de reuniones con gran ajetreo. La denominación FON se suele utilizar para las placas de yeso laminado, sin embargo hay otros sistemas constructivos para techos (como las placas de techo lana de roca, muy usadas en cines) que no tienen la denominación FON y que son perfectamente válidos para proporcionar un buen aislamiento acústico.

FOC         Se trata de placas que han recibido un tratamiento contra el fuego (también llamadas DF o rojas). Automáticamente las placas no cumplen con un requisito específico de REI (la antigua RF). Se debe buscar un ensayo que contando con un modelo de placa específico (de un fabricante en particular) y un montante cumpla con una resistencia al fuego determinada. Lo que se valida así es el conjunto del montaje, no un elemento en particular. Suelen ser de color rojo.

GD         Son placas de mayor resistencia que se usan en locales donde se colocará mayor peso en las paredes. También se pueden utilizar en locales húmedos.   Con las abreviaturas explicadas se describe el 98% de los sistemas de placas de yeso laminado. El resto de sistemas son para casos muy especiales (locales con radiaciones, locales extremadamente ruidosos o con vibraciones), o placas para exterior (que ya no son estrictamente de yeso laminado).

Con estas abreviaturas se describen el 98% de los sistemas de pladur. El resto de sistemas son muy específicos (estancias con radiaciones, con vibraciones o de exterior). Los cerramientos de exterior no se realizan con placas de yeso, pero los sistemas más novedosos utilizan sistemas similares a base de montantes y aislantes, aunque la placa exterior es de material más resistente.

¿Por qué se están generalizando las instalaciones de Pladur?

Las placas de yeso laminado (PYL) son cada vez más comunes en construcción. También se las denomina placas de cartón yeso, o más comúnmente PLADUR, aunque ésta última es una marca comercial.

USO DE PLACAS DE YESO LAMINADO EN LOS EE.UU.

He viajado repetidas veces a los EE.UU. por motivos profesionales (principalmente a California) y lo primero que me llamaba la atención al llegar a un aeropuerto era el profuso uso de la moqueta (“ya he llegado al país de la moqueta”, mascullaba al comenzar a deambular por uno de sus aeropuertos). También era muy sorprendente para mí el uso de cubiertas de madera en naves industriales y la omnipresencia de paredes de placas de yeso laminado. Según me explicaron la madera se usaba en los techos porque económicamente era rentable. Tardé algo más en descubrir que debido a los terremotos el uso de ladrillos está muy restringido en California, la razón es que en caso de temblores aunque un edifico resista el envite, los ladrillos que se puedan desprender pueden provocar serios daños personales. Lamentablemente en el reciente terremoto de Lorca han llegado a la misma conclusión (la mayoría de los ocho fallecidos murieron debido a caídas de cascotes, no por aplastamiento).

USO EN ESPAÑA DE PLACAS DE YESO LAMINADO

En España las placas de yeso laminado no han tenido una legislación favorable para su expansión, sin embargo su uso se está extendiendo. En la actualidad la obra promovida por las administraciones públicas está casi en su totalidad realizada con placas de yeso laminado.

Hay varias razonas para ello. A continuación detallamos las principales ventajas de las PYL:

  • Rapidez de instalación.
  • Facilidad para el paso de instalaciones.
  • Facilidad para realizar reformas (movimiento de tabiques).
  • Menores costes de limpieza, y menor número de escombros.
  • Mejor acústica (si se emplean los aislantes adecuados).

Algunas de las anteriores ventajas encajan muy bien con las necesidades de los edificios públicos:

  • En ellos son habituales las reformas porque hay departamentos que crecen o se trasladan, o son creados.
  • Estos edificios tienen gran cantidad de instalaciones (eléctricas, voz y datos…), que previsiblemente aumentarán o se modificarán en el futuro.

Por el contrario, una vivienda particular, no es previsible que sufra grandes reformas, ni que cuente con un gran número de instalaciones. Por lo que las PYL no se han implantado a gran escala en los edificios de viviendas.

Aunque no se reconozca abiertamente por parte de los fabricantes, una ventaja innegable de los sistemas de PYL es que la mano de obra necesaria para su montaje no debe ser experta. Una vez realizado el replanteo por parte del encargado, la colocación de los montantes, el pinchado de las placas y la colocación del aislante son todas tareas muy sencillas que cualquier operario puede realizar. Por una parte se consiguen menores costes de la mano de obra, y por otra se consigue que en un determinado momento se puedan contratar gran cantidad de peones sin cualificación para terminar una obra. Por el contrario, levantar una pared de ladrillo perfectamente vertical  no está al alcance de cualquier albañil, o al menos, requiere cierta pericia y práctica. Conseguir que esa pared quede perfectamente lisa para la pintura también requiere buenos profesionales.

COSTES DEL LADRILLO COMPARADO CON PYL

El coste de una pared de ladrillo es inferior al de una pared de PYL. Sin embargo, si tenemos en cuenta los costes de realizar las rozas para las instalaciones, y del coste posterior de limpiar los escombros el precio de ambos sistemas se equilibra. En una obra nueva el coste de ambos sistemas puede ser similar, pero si hay que realizar una reforma futura en el edificio el coste de la misma será muy inferior con PYL.

CONCLUSIONES

Las PYL permiten modificaciones posteriores en los edificios sin graves trastornos, por lo que se han impuesto abrumadoramente en los edificios públicos. Además permiten el fácil paso de todo tipo de instalaciones.

Dado que los ladrillos suponen un riesgo cierto de lesiones en caso de terremoto, los sistemas de placas de yeso laminado (PYL) deberían ser promovidos legislativamente en zonas sísmicamente sensibles.

Para el resto de aplicaciones podemos seguir utilizando las paredes de ladrillo. Sin embargo, dado que el uso de PYL se ajusta a la tendencia generalizada en la construcción de utilizar procesos rápidos de ejecutar en obra por parte de personal poco cualificado, su uso se extenderá más y más en el futuro.