Archivo de la etiqueta: mantenimiento

Últimas comprobaciones antes de dar por terminada una instalación eléctrica

Antes de dar por terminada una instalación eléctrica interesaría comprobar que los siguientes puntos han sido correctamente realizados.

Dimensiones de cables

Adecuar las secciones de los cables a las cargas que soportan es una de las principales tareas de un buen instalador. Por paradójico que parezca suelen haber cables mal dimensionados en los cuadros, muy frecuentemente en los puentes que alimentan a los interruptores automáticos, ya que éstos alimentan simultáneamente a varios de ellos.

Los puentes (cableado que alimenta a varios interruptores automáticos) no siempre tienen la sección adecuada. En la imagen el cable negro alimenta a dos contactores, el ejemplo es también válido para la alimentación de interruptores automáticos.

Existencia de luminaria de emergencia sobre el cuadro eléctrico

Es de las luces de emergencia más importantes por razones obvias. Su colocación debe permitir la óptima iluminación del cuadro con alguien delante mirando las indicaciones.

Dimensionado correcto de los diferenciales

Los interruptores diferenciales tienen una intensidad máxima. La intensidad total de los interruptores automáticos que “cuelgan” de un diferencial no debe superar dicha intensidad máxima. Por ejemplo, a un interruptor diferencial con intensidad máxima de 40A pueden conectarse cuatro interruptores automáticos de 10A, pero no cinco. Como en el caso de los puentes es bastante frecuente que las ampliaciones de los cuadros por requerimientos de última hora propicien la instalación de nuevos interruptores automáticos que no estaban contemplados en un principio. Si no se tiene en cuenta esta limitación se podría sobrecalentar el interruptor automático y llegar a quemarlo (literalmente, con su humo y todo).

Correcta rotulación de todos los circuitos

Los cuadros se suelen rotular. Pero es común que los añadidos de última hora, o las ampliaciones no sean identificadas. Desde mi punto de vista cada equipo de electricistas debería llevar consigo un dispositivo para identificar las instalaciones, al igual que llevan destornilladores todos ellos. No se debe esperar a que llegue el encargado con la máquina de rotular para realizar dicha labor.

Supongo que ya será mucho pedir que no se cometan faltas de ortografía al realizar los carteles.

Corriente sensibilidad de los interruptores diferenciales

La instalación funciona perfectamente (los primeros años) con interruptores diferenciales de 30mA, pero si es una instalación industrial con un ambiente hostil, al final habrá problemas. Los instaladores tienen presiones por acabar cuanto antes una instalación y no siempre eligen el material más adecuado, sino el que tienen más a mano. Elegir correctamente la sensibilidad de los diferenciales ahorrará muchos quebraderos de cabeza en el futuro.

Correcta elección de los interruptores automáticos

Para proteger un motor lo ideal es emplear un interruptor automático con curva D, de esta forma durante el arranque el interruptor automático no saltará por la elevada corriente de arranque. Afortunadamente este tipo de problema se localiza rápido (es decir, cuando la instalación está en garantía), y su sustitución correrá a cargo del instalador. Por parte del instalador, anticipar estos problemas le ahorrará un viaje a las instalaciones del cliente una vez terminada la faena.

Selectividad de diferenciales instalados en serie

La ley de Murphy es caprichosa pero inclemente. He comprobado en mis propias carnes cómo saltaba un diferencial importante dejando una parte sustancial de la instalación sin corriente. Se puede conseguir que salten los interruptores pequeños de final de línea instalando interruptores diferenciales selectivos aguas arriba. En muchas ocasiones tan sólo es necesario regular el disparo de la protección principal, para lo que se hace imprescindible comprobar el correcto disparo de todos los diferenciales. Se debe exigir a la OCA que supervisa la instalación que compruebe este extremo.

Recomendaciones de Seguridad en trabajos en cubierta y III (instalación paneles fotovoltaicos)

Todos los elementos de la línea de vida deben estar homologados (incluyendo el anclaje, el cables, el arnés, el mosquetón…)

VIENTO:

La presencia de viento en los trabajos en altura siempre es un factor de riesgo. Pero a ¿qué velocidad del viento se deben abandonar los trabajos? El Instituto Nacional de Seguridad e Higiene en el trabajo (INSHT) recomienda no efectuar trabajos en altura cuando la velocidad del viento sea superior a los 50 km/h (NT 448). Por tanto, no hay una norma clara al respecto. Mi recomendación es que se incluya un baremo claro en el plan de Seguridad y Salud. Si en el Plan de Seguridad y Salud se establece que a una velocidad mayor a los 50 km/h no se debe trabajar en la cubierta, esa afirmación se convierte en norma de obligado cumplimiento. En mi experiencia lo que se debe evitar a toda costa son los costes adicionales. Y decirle a los empleados que dejen el montaje de una instalación a mitad de mañana porque hace mucho viento acarrea el coste de su salario el resto del día, que se puede perder. Para evitar esta circunstancia lo mejor es prever la velocidad del tiempo con antelación y si será excesiva evitar el desplazamiento de los operarios, que podrán realizar otras actividades en otra localización. La Agencia Estatal de Meteorología proporciona previsiones de velocidad del viento con hasta 7 días de antelación.

Yo incluso disminuiría el umbral de la velocidad del viento según el tipo de trabajos. Subirse 20 metros de altura sobre una plataforma de tipo brazo articulado es ya bastante entretenido un día sin viento. No es necesario añadirle emoción, incluso si los trabajos no precisan abandonar la plataforma.

CASCO

Sólo es necesario si hay riesgo de caídas de objetos. En los trabajos en la cubierta no suele haber este peligro, por lo que no es exigible en la mayoría de los casos.

Más información:

Nota informativa: trabajos de montaje de instalaciones fotovoltaicas sobre cubiertas. (Ministerio de Trabajo e Inmigración).

NTP 448: Trabajos sobre cubiertas de materiales ligeros

NTP 634: Plataformas elevadoras móviles de personal

Recomendaciones de Seguridad en trabajos en cubierta II (instalación paneles fotovoltaicos)

ROTURAS DEL SOPORTE:

La mayoría de los accidentes ocurren por rotura del soporte.

  • Cubiertas ligeras

Las cubiertas ligeras no están diseñadas para que el personal transite por ellas. Son las formadas por:

    • Vidrio armado o no.
    • Amianto-cemento.
    • Chapa ondulada de espesor inferior a 100 mm.
    • Resinas de poliéster con o sin fibra de vidrio, cloruro de polivinilo, y más generalmente, polímeros termoplásticos.
    • Pizarra.
    • Tejas.

Puesto que no se debe caminar sobre este tipo de cubiertas directamente, se deben disponer pasarelas para el tránsito sobre estas cubiertas. El aluminio es un buen material para estos fines.

  • Lucernarios

Un operario pisa un lucernario o una placa en mal estado y su rotura provoca la caída. Para evitarlo:

-Cercar las partes problemáticas con barandillas. Es la mejor solución. No añaden excesivo peso a la cubierta y a la vez señalizan el peligro.

-Cubrir las zonas más débiles con emparrillados. Es una opción válida, pero pueden provocar tropiezos y añaden peso a la cubierta (además del de los paneles). Además, el emparrillado suele suponer mayores problemas en su instalación debido a su mayor peso. Por último el emparrillado limita el paso de la luz a través del lucernario, reduciendo su efectividad y dificultando tareas de mantenimiento, como la limpieza.

ELEMENTOS INDIVIDUALES DE PROTECCIÓN

  • Arnés

Se deben usar cuando no es posible, o no es práctico la utilización de barandillas o redes de seguridad. Los arneses pueden anclarse a un punto fijo o a una línea de vida. Es un método adecuado cuando se accede a la cubierta para realizar una reparación o un trabajo de mantenimiento.

  • Líneas de vida

Consisten en un cable que transcurre por la cumbrera de una cubierta a dos aguas. Su uso es muy recomendable pero hay que tener algunas precauciones:

-Su instalación a menudo es problemática, ya que los operarios no pueden utilizar la línea de vida todavía para asegurarse. Hay múltiples fabricantes que ofrecen soluciones para el problema. Sin duda un buen consejo es anticipar estos problemas y sus soluciones.

-Una vez instalada la línea de vida: ¿el acceso a la misma es el adecuado? Desde que un operario accede a la cubierta hasta que consigue asegurarse con la línea de vida debe caminar por la cubierta sin protección. Este desplazamiento debe realizarse por una pasarela especialmente acondicionada.

-La línea de vida debe de estar homologada, y es muy importante seguir exactamente las indicaciones que marca el fabricante. No sirve  utilizar sólo el cable homologado, todo el conjunto debe estarlo (anclajes, arneses, carros…).

No deben realizarse trabajos en solitario en la cubierta. Una caída de algunos metros parada por un arnés es dolorosa pero no entraña mayores peligros. Sin embargo, hay que rescatar al operario lo antes posible. Estos arneses no están pensados para sustentar a una persona durante largos periodos de tiempo. La circulación sanguínea se resiente y el malestar es importante. Se agrava a cada minuto que pasa. Para una rápida reacción es fundamental que los operarios trabajen en parejas (al menos) y que uno de ellos de la voz de alarma para iniciar las tareas de recuperación.

Recomendaciones de Seguridad en trabajos en cubierta I (instalación paneles fotovoltaicos)

La instalación de placas solares en cubiertas conlleva necesariamente la ejecución de trabajos en altura. Este tipo de instalación tiene sus riesgos que vamos a analizar en esta entrada.

Roof works

PRINCIPALES RIESGOS

  • Caídas en altura
  • Riesgo eléctrico por conductores cercanos mal protegidos.
  • Caídas de objetos.
  • Presencia de amianto en componentes de la cubierta (placas de fibrocemento).

El mayor riesgo es el de caídas en altura, que puede presentar diferentes causas:

  • Caídas al subir o bajar por medio de escaleras de mano, o utilizando escalas fijas sin proteger.
  • Caída desde la cubierta por su perímetro.
  • Caídas por rotura del soporte.

Para evitar estos riesgos se deben tomar las siguientes precauciones:

ACCESO A LA CUBIERTA

Lo primero es definir de forma segura el acceso a la cubierta. Lo ideal es diseñar algún tipo de acceso permanente. Los paneles solares requieren mantenimiento. Aunque sólo sea para su limpieza. El gasto del acceso permanente será amortizado, ya sea por la mayor seguridad, la mayor rapidez en el acceso o por el ahorro económico al no precisar plataforma elevadora.

  • Escaleras De Mano

Recordar que su extremo superior debe sobresalir al menos 1 metro y que es recomendable inmovilizarlas antes de su empleo. El mayor problema de las escaleras de mano es que no se pueden usar para subir objetos por ellas, por lo que hay que idear otro sistema para subir los paneles fotovoltaicos.

  • Plataformas Elevadoras

A menudo las plataformas se utilizan para acceder a un tejado. Se debe cuidar el tipo de plataforma que se usa. Las plataformas deben estar homologadas para ser abandonadas en altura. No todas permiten esta opción.

El mayor coste de una plataforma elevadora es su traslado a obra. Buscar un servicio cercano a la obra para disminuir el coste del traslado o intentar que algún vecino del polígono nos deje la suya son buenas formas de reducir costes. Atención a los préstamos de maquinaria, el seguro cubre sólo a la empresa que contrató el servicio. No es aconsejable sin dejar constancia del hecho.

Respecto a las escaleras facilitan mucho la subida de material a la cubierta, por ejemplo de las placas solares y del material de sujeción.

  • Protecciones Colectivas

Una de las primeras normas en seguridad y salud es que hay que anteponer las protecciones colectivas a las individuales. Las protecciones individuales requieren de equipo específico para cada persona (tallas diferentes) y de una actitud activa del trabajador para su colocación (actitud que desgraciadamente no siempre es muy colaboradora). En algunos casos, incluso requieren de un adiestramiento para su uso (caso de los arneses). Por todo lo anterior son preferibles las protecciones colectivas.

CAÍDAS POR EL PERÍMETRO

  • ¿Redes de seguridad o vallar el perímetro?

Es recomendable vallar el perímetro. Las redes se deterioran y son temporales. Las vallas perimetrales se pueden dejar de forma permanente, lo que es aconsejable para futuros trabajos de mantenimiento.

Las barandillas deben contar con rodapié, para evitar la caída de objetos.

  • Redes de seguridad

Es un buen sistema adicional de protección. Desde luego es recomendable instalarla siempre que se pueda. Sin embargo, no siempre se puede instalar por el tipo de edificio. La zona de la caída no debe superar los 6 metros.

Las redes deben revisarse. Es lamentable ver en algunas obras que las redes “han pescado” numerosos objetos como bloques de hormigón o puntales, estos objetos deben ser retirados para que la red pueda asegurar la integridad de una persona que pueda caer.

Principales averías de un aerogenerador

Los aerogeneradores están sufriendo un incremento de costes en su mantenimiento. Se espera que estos costes sigan aumentando debido al envejecimiento de los parques.

A continuación se relatan las averías que con más frecuencia afectan a los aerogeneradores. Se han clasificado en función del componente que las origina. (Pinchar sobre el gráfico para aumentarlo).

Principales averías de un aerogenerador

Probabilidad de aparición de averías en un aerogenerador según el tipo de componente

Estos datos se refieren a la tasa anual de fallos. Sin embargo, son un poco engañosos. Los principales fallos están generados por el sistema eléctrico y la electrónica de control. Sin embargo, estos desperfectos se solucionan relativamente rápido (en un margen de 2 a 4 días).
Por el contrario, los problemas causados por el generador o el multiplicador, se solucionan en más tiempo (8 días o más). Aunque la frecuencia de las averías en estos componentes sea menor, paralizan la actividad de los aerogeneradores casi tanto tiempo como otras averías más habituales.

Duración de las principales reparaciones de un aerogenerador

Duración en días de las principales reparaciones de un aerogenerador

CONCLUSIÓN
Si hay que priorizar el mantenimiento preventivo en algunos puntos se hará sobre los elementos que mayores probabilidades tienen de sufrir una avería, así como aquellos en los que esas averías son más graves.

FUENTE CENER-ISET