Archivo de la etiqueta: gasóleo

El encanto (económico) de la Biomasa

Ni las subvenciones, ni la concienciación medioambiental, ni los planes para activar zonas agrícolas. El factor que favorece de forma decisiva la implantación paulatina de instalaciones de biomasa es su precio competitivo.

Precios de diversos combustibles de calefacción (€/MWh). Fuente IDAE.

Precios de diversos combustibles de calefacción (€/MWh). Fuente IDAE.

No es creíble que la biomasa (aquí representada con Pellets, astillas o cáscaras de almendra) costase exactamente lo mismo en 2012 que en 2013. No obstante, hasta ahora ha tenido  un precio bastante estable. Nada comparable a la imparable subida de precio de los combustibles fósiles en los últimos años.

El precio tan competitivo de la biomasa ha hecho que empiece a revalorizarse el precio de algunos combustibles, como la cáscara de almendra. Esto es debido al incremento de su consumo.

¿Seguirá la biomasa un camino ascendente como lo han hecho los combustibles fósiles? No, en mi humilde opinión. La biomasa es un sector en el que hay COMPETENCIA. Si su precio sube, más empresas comenzarán a recogerla y distribuirla. Por ejemplo, agricultores que ahora queman restos de podas se plantearán llamar a un gestor de biomasa, si les pagan algo por el trabajo de recolectar las podas. Si el precio de la biomasa sube, más ofertantes aparecerán en el mercado. Este mecanismo no se produce con los combustibles fósiles, que están sometidos a un numero limitado de ofertantes.

Le incará el diente el gobierno a la biomasa con impuestos. Razones hay para pensar una cosa y la contraria. En la actualidad la administración busca como un sabueso nuevos nichos de ingresos, la biomasa podría ser un nuevo pastel.

Los impuestos a los combustibles fósiles tienen su fundamento en varias razones:

  • Su producción recae en países que no son miembros de la OCDE, por lo que una crisis en la producción afectaría a nuestra economía.
  • La utilización de combustibles fósiles contribuye al calentamiento global.
  • Los combustibles fósiles hay que importarlos, por lo que contribuyen de forma decisiva a nuestro desequilibrio en la balanza comercial.

Ninguna de estas razones es aplicable a la biomasa, por lo que no parece razonable imponer sobre ella nuevos impuestos.

¿Cuanto CO2 emite el gas natural?

“Nos hemos cambiado al Gas Natural que es un combustible ecológico”. Esta frase y similares son lanzadas alegremente por muchas empresas. La palabra ecológico corre el riesgo de devaluarse, tal y como le pasó a “Bio-“, cuyo uso hubo que casi prohibir en publicidad. Como tantas veces encierra algo de verdad y algo de trampa, analicemos.

Los combustibles fósiles emiten CO2 al generar energía. Sin embargo, para producir la misma cantidad de energía cada combustible emite una cantidad diferente de CO2. El siguiente gráfico muestra las emisiones de CO2 para cada tipo de combustible.

Coeficientes de paso desde energía final a emisiones de CO2. Unidades g CO2/kWht. GLP: Gases Licuados del Petróleo, se puede asimilar a propano, butano o sus mezclas.
Fuente: IDEA: Documento de condiciones de aceptación de Procedimientos Alternativos-Anexo VI.

El carbón emite mucho CO2 para producir energía, por eso se intenta disminuir su uso. Además es un combustible caro. Puede ser razonable que los mineros defiendan sus intereses, pero desde el punto de vista del país sostener la minería del carbón es ruinoso, tanto económicamente como medioambientalmente.

Muchas empresas utilizan calderas de gasóleo. Si se están planteando el cambio al gas natural por el precio inferior de este combustible, una razón adicional es que se emite casi un 30% menos de C02. El gas natural es un combustible más respetuoso con el medio ambiente que el carbón o el gasóleo.

Sin embargo, no es un combustible ecológico. Ya que su uso no es renovable (se agotará en un determinado momento) y sigue emitiendo CO2 y por tanto contribuye al cambio climático. Si el gas natural es del tipo “shale gas” y se ha extraído mediante técnicas de “fracking” la agresión al medio ambiente ha sido muy considerable, en ningún modo se podría calificar a un combustible obtenido de dicha manera de ecológico. El gas utilizado en España en la actualidad no es de este tipo.

La biomasa y los biocarburantes, aunque tienen defectos que corregir sí son más ecológicos que los combustibles fósiles tradicionales y si se mejorar las técnicas de procesamiento podrán llegar a considerarse un día verdaderos combustibles ecológicos. La emisión nula que le otorga el IDAE a los biocarburantes y a la biomasa no es exacta ya que se emite CO2 en la cosecha de las plantas, en su recolección, transporte, procesamiento y transporte final hasta el punto de consumo.

Es positivo sustituir el gasóleo por gas natural para disminuir las emisiones de CO2. En este momento, para muchas empresas es la mejor opción desde el punto de vista medioambiental. Sin embargo, este paso debería ser un paso intermedio, ya que se sigue emitiendo CO2. En el futuro deberíamos obtener energía desde biomasa o biocarburantes, y disminuir así drásticamente las emisiones de C02.