Archivo de la etiqueta: energía

Potencia firme: El talón de Aquiles de las renovables

Potencia Firme: Potencia de generación asegurada el día de máxima demanda anual.

Las energías renovables tienen un problema grave para ser la parte mayoritaria de la generación eléctrica: No aseguran la producción de electricidad en las horas de mayor consumo. Esta condición se podría reconducir con políticas adecuadas, pero en la actualidad no hay voluntad para reconducir la situación.

El siguiente gráfico muestra cuando se consume la electricidad a lo largo del día. El consumo de electricidad sigue el ritmo de la sociedad. Comenzamos a levantarnos a las 6h y así lo hace el consumo. Las fábricas empiezan a producir y las oficinas abren. El consumo sigue subiendo hasta las 10h, cuando abren todos los comercios. A partir de ese momento decae ligeramente. A partir de las 19h el consumo vuelve a subir hasta alcanzar el máximo del día a las 21h. La subida de la tarde coincide con la puesta de sol y el mayor consumo de iluminación.

Evolución del consumo diario de energía eléctrica en un día laborable en España. El máximo consumo se produce a las 21h.

Evolución del consumo diario de energía eléctrica en un día laborable en España. El máximo consumo se produce a las 21h.

En ocasiones el gráfico puede ser diferente: En los días más intensos del verano el consumo de aire acondicionado puede trasladar el pico de consumo a mediodía, pero no es lo habitual.

 

El problema del consumo de electricidad es que se produce a unas horas en las que la producción de las energías renovables no es significativa. Las plantas fotovoltaicas producen electricidad cuando hay luz solar. La generación eólica no sigue un patrón tan fijo, pero en general la producción aumenta por la tarde hasta caer el sol, en ese momento la producción eólica disminuye desde su máximo. Esta es la razón por la que las energías renovables no son muy del agrado de los grandes productores de electricidad (también puede influir el hecho de que tengan pocas plantas renovables y no “caten” subvenciones, pero vamos, es sólo una elucubración). Son poco previsibles (eólicas) y no aseguran el suministro en los momentos más críticos.

Numéricamente esta circunstancia se puede ver en el siguiente gráfico:

Porcentaje de potencia entregada respecto a la instalada en el pico de demanda

Porcentaje de potencia entregada respecto a la instalada en el pico de demanda

 

Por todo lo anterior se hace necesario instalar potencia de respaldo. Es decir, hay que instalar centrales térmicas de “reserva”, para que cuando la generación renovable decaiga siga habiendo potencia en el sistema. El coste extra de esta potencia de respaldo no se suele tener en cuenta al contabilizar los costes de las renovables.

 

Ante el problema anterior se puede actuar de dos maneras:

-Actuar sobre la demanda: Estimulando consumos fuera de las horas punta. Sorprende que no exista una campaña en este sentido por parte de las grandes distribuidoras para los consumidores domésticos. Se espera que la implantación masiva de los contadores electrónicos facilite la existencia de varias tarifas. Y no hay duda, conectar el televisor entre las 20h y las 22h será más caro que el resto del día.

-Actuar sobre la generación: Para que haya más versatilidad en las plantas productoras. Esto se podría promover con la existencia de más plantas de acumulación como la recientemente ampliada de La Muela de Cortes, o con el fomento de un mayor autoconsumo doméstico con acumuladores, para evitar que estos pequeños productores sean generadores a mediodía y consumidores en la punta de consumo.

 

Es decir, el encaje de las renovables en el sistema eléctrico español es difícil conforme la proporción de su producción aumenta. Se podría mejorar con políticas adecuadas sobre el consumo y la generación. A día de hoy las políticas actuales no hacen viable un aumento de la generación renovable ni en costes ni en operatividad.

Desertec: ¿por qué no funcionará la energía eléctrica producida en el norte de África?

Desertec es el nombre de un proyecto que pretende generar energía eléctrica a partir de paneles solares ubicados en el norte de África, desde allí la energía sería transportada a toda Europa a través de líneas eléctricas. Es un proyecto audaz y tentador. Sin embargo está encontrando muchos problemas para su desarrollo. Yo sostengo que Desertec nunca será una realidad a gran escala.

Desertec es un proyecto para generar electricidad con fuentes renovables en el norte de África y consumirla en Europa. (fuente Desertec)

Desertec es un proyecto para generar electricidad con fuentes renovables en el norte de África y consumirla en Europa. (fuente Desertec)

La energía solar es una fuente de energía muy prometedora, pero tiene sus problemas y contradicciones. Entre otras cuestiones es sorprendente que un país como Alemania con poca irradiación solar tenga un uso tan elevado de los paneles solares. Además, los paneles fotovoltaicos consumen un recurso valioso como es el suelo y para algunos presentan un elevado impacto paisajístico. Desertec solucionaba estos problemas.

  • Instalaba los paneles fotovoltaicos en áreas de gran irradiación solar como son los países del norte de África. Tendrían un gran rendimiento.
  • Los paneles serían instalados en terrenos de escaso valor, tanto económico como natural, al usarse parajes desérticos.
  • El proyecto fomentaría las economías locales de los países en los que se instalasen los paneles, y podría ser una forma encubierta de “subvencionar” a la industria europea de fabricación de paneles solares (o lo poco que quede).

Hasta aquí las bondades. Los problemas de un proyecto de esta magnitud son básicamente dos:

  • Medioambientales: Habría que instalar nuevas líneas de transmisión de electricidad con los problemas que eso conlleva. Estas líneas tendrían una longitud enorme.
  • Geopolíticas: Ningún gobierno se arriesgará a importar la energía de otro país, y menos aún de países con inestabilidad política.

Nos vamos a detener en esta última consideración. ¿No importamos petróleo de países inestables?

Es cierto, importamos petróleo de países que están fuera del ámbito de la OCDE. Sin embargo, el petróleo se puede almacenar y hay un pequeño margen de maniobra para cambiar de suministrador (como ocurrió cuando Libia en el año 2011 dejó de exportar crudo). La electricidad, en cambio no se puede almacenar, un problema en el suministro provoca un grave problema de gestión. A la hora de la verdad los países recelan de importar electricidad. Temen que si hay algún problema les corten el grifo (como ocurrió en el invierno de 2009 con el suministro de gas ruso a Europa). Eso explica porqué hay tan pocas interconexiones entre países realmente serias.

Por otro lado, hoy por hoy no hay alternativa al petróleo para algunos usos (como la automoción). Sin embargo, sí hay alternativas a Desertec: Cualquier sistema de generación de electricidad existente.

Desertec tampoco crea un un marco de generación más barato a día de hoy, ni permite generar electricidad en horas nocturnas en los países consumidores (lo que paliaría la gran desventaja de la energía fotovoltaica hoy día).

En definitiva, Desertec es un proyecto muy ilusionante que no será viable mientras no exista una forma barata y asequible de almacenar energía eléctrica.

Evolución del precio de la electricidad: Europa vs España

La reciente noticia de que el precio de la electricidad bajará este abril por primera vez en años me ha conmocionado de tal manera que he recopilado la subida producida en los precios de la electricidad en los últimos años. La electricidad ha subido mucho en los últimos años en España. La diferencia es más sangrante si se compara con otros países de la unión europea.

Precios de la electricidad para consumidores industriales en Europa 2007-2011. Precios en céntimos de euro. Fuente Eurostat.

Precios de la electricidad para consumidores industriales en Europa 2007-2011. Precios en céntimos de euro. Fuente Eurostat.

El gráfico es demoledor, en 2007 España tiene unos precios similares a la media europea. La mala política en renovables en los años 2008 y 2009 aumentan el precio de la electricidad fuertemente en España. España logra así tener la electricidad más cara entre los países grandes.

Incremento interanual del precio de la electricidad para consumidores industriales.

Incremento interanual del precio de la electricidad para consumidores industriales. Fuente: Eurostat.

No hay que confundir, España no tiene unos costes eléctricos elevados por las energías renovables. España tiene unos costes eléctricos altísimos por una mala política de energías renovables. Alemania aumenta fuertemente su parte de producción renovable (20% en la actualidad) sin elevar en demasía su factura eléctrica. Esto lo consigue con un incremento gradual en la producción renovable.

Francia tiene un coste sensiblemente inferior al resto de países. Sin ser un especialista en la producción eléctrica del país galo aventuro a decir que la gran contribución de la energía nuclear contribuye a estabilizar el precio del kilowatio francés.

Un precio contenido de la factura eléctrica es fundamental para la competitividad de un país. El precio de la electricidad se añade al precio de todos los bienes producidos en un país. El precio de la energía (junto con las infraestructuras y la educación) es uno de los factores clave para garantizar la competitividad de un estado. Un precio bajo de la electricidad es esencial para conseguir exportar más al exterior y, por tanto aumentar el empleo.

El objetivo de un gobierno en política energética debe ser, por este orden:

  1. Garantizar el suministro.
  2. Reducir el coste económico al máximo.
  3. Minimizar el coste medioambiental.

Es de lamentar que en el pasado las prioridades del gobierno fuesen otras.

Mucho me temo que el descenso del precio de la electricidad en abril de 2013 será una tregua temporal. El déficit de tarifa sigue creciendo y sólo se puede resolver aumentando el precio de la electricidad o recurriendo a los presupuestos generales del estado. La maltrecha situación de los presupuestos augura un inexorable aumento del recibo de la luz en el futuro.

¿Cómo funciona el pool eléctrico?

Una vez leí que si te explican el funcionamiento del sistema eléctrico y lo entiendes es que te lo han explicado mal. Hoy me enfrentaré a ese mantra, e intentaré explicar el funcionamiento del sistema de fijación de precios del mercado eléctrico, el famoso “pool”, del que tanto se habla. Lo haré de forma muy simplificada.

El sistema intenta casar una demanda de electricidad con la oferta disponible en ese momento. Por ello una de sus esencias es la renovación constante del mismo, el “pool” se establece para cada hora, de cada día.

PASO 1: ¿Cuánta energía hace falta?

Así para las 16.00 horas de mañana OMIE, la compañía que opera el mercado de producción de energía eléctrica en la península ibérica, realiza una previsión de demanda. La previsión se basa fundamentalmente en el consumo del año anterior por estas fechas y en la previsión meteorológica. También pueden influir fenómenos anormales como huelgas, festivos o grandes acontecimientos deportivos.

En ese momento cada generador fija un precio para cada central productora de electricidad. Veámoslo con un ejemplo. Imaginemos que mañana de 16 a 17 España necesita 1000 MWh, según la previsión de Red Eléctrica.

PASO 2: ¿Qué precio ofertas y cuanta cantidad?

Los generadores de electricidad ofertan cantidad que pueden producir y a un precio, de forma simplificada tenemos:

Los ciclos combinados funcionan con gas natural.

Por supuesto la hidraúlica es una energía renovable, pero hay que separarla de las tecnologías sujetas a régimen especial y que reciben subvenciones (como la eólica, la solar, termosolar, cogeneración…)

Paso 3: Ordenamos las ofertas por precio:

Paso 4: ¿A quién le voy a comprar?

Hemos dicho en el paso 1 que son necesarios para esa hora 1000 MWh de electricidad. En el gráfico siguiente las bandas de azul oscuro van sumando las potencias. De esta forma con las tecnologías renovable, nuclear, hidraúlica y carbón se consiguen los 1000 MWh.

Por tanto no se comprará la energía ofertada por los ciclos combinados. A esa hora estarán apagados.

Paso 5: ¿A qué precio compraré la energía?

Desde luego esto es lo más curioso. La última tecnología en entrar al sistema ha sido el carbón. Su precio ofertado era de 60 €/MWh. Este será el precio “spot”, es decir el precio al cual se retribuirán a todos los generadores.

Algunas notas:

La energía nuclear muchas veces oferta un precio de 0€/MWh, lo hace para asegurarse de que entrará al sistema ya que las centrales no se pueden parar por unas horas. Los generadores nucleares están esperando que otros operadores aumenten el precio de generación. El sistema del “pool” pretende ser muy transparente, pero de esta forma los operadores de centrales nucleares ocultan el coste de su generación, lo que da lugar a muchas interpretaciones.

Los grandes perjudicados del sistema pool son los generadores de gas natural. Hay algunas centrales de gas natural que funcionan un número de horas inferior al que se propusieron sus inversores. Estas centrales ya tienen el suministro de gas comprado y si no lo pueden gastar lo revenden a otros operadores en el extranjero.

El sistema del “pool” ha sido muy criticado porque permite que las centrales nucleares e hidráulicas obtengan muchos beneficios, ya que sus centrales están amortizadas.

Los productores se defienden, el sistema “pool” funciona como un mercado liberalizado: si hay dos productores de patatas y uno las produce a 5 céntimos el kg y otro a 10 céntimos, el primero ganará mucho más, ya que le precio de compra es igual para ambos.

Sin embargo, los productores de energía nuclear e hidráulica “olvidan” que el sector de producción eléctrica no es totalmente libre, el gobierno (en muchas ocasiones para nuestra desgracia) dictamina con qué tecnologías se configura el sistema, no sólo por razones de coste, sino por seguridad en el suministro. En este contexto es razonable que se intente conseguir cierta equidad en los beneficios con la imposición de los nuevos impuestos por parte del ministro de industria. Desgraciadamente, no hay forma de saber si han acertado en la distribución de la fiscalidad. Los números no son el fuerte del ministerio de industria, los antecedentes de asignación de primas a las renovables no son halagüeños.

Alemania: Los problemas de cambiar reactores por molinillos

Desde 1980 ha habido planes para aumentar la generación de energía renovable en Alemania. El plan fue puesto en marcha en 2000, y desde entonces el incremento en la producción de energía renovable ha sido constante. Sin embargo, el accidente de Fukushima lo aceleró todo, ahora el reto es sustituir la producción nuclear por energía renovable. No hay precedentes de algo parecido en un país grande. Los rápidos acontecimientos en el mercado energético alemán están siendo observados con detenimiento por todo el mundo, especialmente por los países vecinos de Alemania, ya que reciben súbitas importaciones de energía, por excesos de sol o viento en el país teutón. La apuesta es arriesgada y ya está generando los primeros problemas, como veremos, nada que no sepamos en España.

El reto es gigantesco ya que no sólo hay que modificar la industria de generación eléctrica, muchas líneas eléctricas deben construirse o actualizarse. El plan ya se ha cobrado las primeras víctimas, el ministro de medio-ambiente ha sido destituido por Merkel (como vemos no sólo es implacable con España), que se ha puesto al frente de la empresa.

Porcentaje de producción de energía renovable. Los altibajos en España son debidos a la diferente pluviometría de los años. Nótese el aumento desbocado en España en los tres últimos años comparado con el pausado pero constante empuje alemán.

En 1990 Alemania no sobrepasaba el 5% de producción renovable. La orografía del país no propiciaba la construcción de presas hidráulicas, por lo que no tenía un gran aprovechamiento hidráulico. Desde entonces, el incremento de producción renovable en Alemania ha sido formidable. En la actualidad representa el 20% de la producción eléctrica total. El objetivo es conseguir el 35% para 2020. Este crecimiento ha sido posible gracias a numerosas subvenciones.

En estos momentos hay cuatro grandes empresas energéticas, otro de los objetivos del plan energético es aumentar el número de ofertantes de electricidad y “democratizar” la producción.

La fiebre renovable ha llegado también a numerosos municipios, que quieren ser 100% renovables. No sólo hay particulares instalando placas solares, se han creado muchas cooperativas energéticas. De hecho, en Niebüll (pequeña ciudad al norte del país) sólo permite parques eólicos en los que los veninos puedan comprar participaciones. Así, sólo el 6.5% de la producción eléctrica renovable está en manos de las cuatro grandes empresas del país. Esta política ha propiciado que más de la mitad de la producción renovable esté en manos de particulares o cooperativas. El resultado es que se está ayudando a desarrollar muchas regiones(o al menos a frenar la caída de regiones desfavorecidas o en retroceso). Las ayudas a las renovables ayudan a los agricultores y ganaderos a permanecer en la región al tener otra fuente de ingresos adicional a la tradicional. En estas regiones han medrado nuevas empresas de servicios (como asesorías para moverse en el mundo de las subvenciones o empresas de mantenimiento).

La energía solar recibe la mitad de las subvenciones, mientras que sólo produce el 20% de la energía renovable. Un reparto similar al español, ya que la eólica es una energía muy madura que está próxima a ser rentable sin subvenciones.

El coste de las renovables es superior a otras fuentes de energía convencionales. Mientras la producción sea pequeña este coste extra no es problemático. Pero cuando la producción de energía renovable supera el 20% del total, la factura engorda y la pregunta es obvia: ¿quién paga los molinos y las placas? De momento la factura la pagan los consumidores alemanes, las empresas que consumen mucha electricidad están protegidas de pagar los subsidios.

Esta decisión es una forma de evitar una subida de costes a un tejido empresarial con vocación exportadora. Hay fuerte presión política para evitar subidas de precios a los grandes consumidores.

El aumento de producción renovable está produciendo una disminución de la calidad del servicio. Los cortes de electricidad han crecido un 30% en tres años, según VIK (una asociación de consumidores de energía alemana). A medida que la producción renovable aumenta el sistema se hace más difícil de gestionar.

Se habla de pagar a las centrales de gas no por producir sino para que estén disponibles para los días con poco sol o viento. Esto supondría un coste adicional.

La distribución es otro problema, ya que se habla de que hay que transportar energía del ventoso norte al energéticamente glotón sur. El plan actual supone invertir 20 000 millones de € en actualizar la red.

En lugar de aumentar la red enormemente, una solución sería aprobar parques de producción sólo en los puntos en los que la red pueda soportar la inyección de energía sin problemas. Esta solución limitaría los costes medioambientales y económicos por aumentar las redes. Por el contrario, aumentaría los costes de generación al elegir ubicaciones menos idóneas y frenaría el desarrollo de la generación al contar sólo con unos puntos limitados en los que inyectar.

La expansión de la red de distribución no sólo necesita dinero, sino que tiene que evitar grandes trabas burocráticas. Hay gran oposición a la instalación de nuevas torres de alta tensión. Incluso hay oposición para la renovación de las líneas actuales. Hay muchas voces en contra de la transmisión de electricidad a grandes distancias.

Las energías renovables reciben subvenciones para disminuir las emisiones de efecto invernadero. En Alemania el aumento de la producción de origen renovable tendrá un efecto contrario: las emisiones de efecto invernadero aumentarán al disminuir la producción de origen nuclear a corto plazo. Es una lección que no debemos olvidar: Sustituir la energía nuclear por renovable puede aumentar ligeramente las emisiones de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de CO2, lo más eficaz es sustituir producción energética de fuentes fósiles por renovables.

En Alemania (como en España) las energías renovables pasan de ser una pequeña parte de la producción a ser un pilar sustancial del sistema eléctrico. Aparecen nuevos desafíos: La red es más difícil de gestionar, el coste es superior y se requerirán nuevas redes de distribución. Son inconvenientes que habrá que solventar. Posiblemente Alemania pagará más caros los problemas de ser el pionero, pero posteriormente podrá exportar sus conocimientos. Una posición que podría haber jugado España y de la que ha dado un paso atrás.

Artículo realizado en gran parte a partir del artículo de “The Economist” (German plans to cut carbon emissions with renewable energy are ambitious, but they are also risky).

La certificación energética de edificios: Mejorando la eficiencia.

Siempre ha habido una normativa indicando unos aislamientos mínimos para los edificios. Dicha normativa nunca se cumplió. Los compradores no hemos asimilado la importancia que un buen aislamiento tiene para el gasto futuro de calefacción o aire acondicionado. A su vez los promotores no se han esforzado por cumplir la normativa (que era compleja e implicaba viviendas más caras). Con frecuencia, en las memorias de calidades de los folletos de viviendas nuevas sólo se hacía referencia a la instalación de ventanas con cristales dobles, en cuanto a aislamiento. Ante esta situación, no sólo el gobierno español, sino la unión europea ponen en marcha el proceso de certificación energética.

La etiqueta energética

Para intentar que el público comprenda de una forma sencilla el gasto energético de una vivienda, se representa la eficiencia energética con la famosa etiqueta energética a la que ya estamos acostumbrados al comprar nuestros electrodomésticos. La experiencia que se ha tenido para mejorar la eficiencia energética de los electrodomésticos ha sido positiva. Los consumidores estamos familiarizados (o deberíamos estarlo) con las calificaciones de rendimiento energético. Sabemos así que los electrodomésticos más eficientes son los que tienen la letra A, y la eficiencia va disminuyendo hasta la G (Aunque hay equipos con eficiencias A+ o A++, con eficiencias mejores a la A). Se ha utilizado este esquema conocido para valorar la emisión de CO2 que genera un edificio.

La etiqueta energética de un edificio pretende mejorar la eficiencia energética de nuestras viviendas.

¿Cómo se calculan las emisiones en un edificio?

En el caso de los electrodomésticos, es fácil estimar las emisiones de cada aparato en función de su consumo eléctrico. Para los edificios se realiza un balance de las emisiones de CO2. Se introduce el edificio objeto del estudio en un programa informático (nuestro querido LIDER-CALNER) y se compara con un edificio “modelo”. Se exige que el edificio cumpla unos mínimos requerimientos de aislamiento. Además del aislamiento se verifican las emisiones de CO2 que supondría calentar el edificio en invierno con su sistema de calefacción. Se procede del mismo modo en verano.

Las instalaciones

El aislamiento de un edificio es muy determinante para conseguir una buena eficiencia energética, pero no lo es todo. Con el sistema adoptado también se tienen en cuenta las instalaciones de climatización. Es decir, una vivienda emite más CO2 si calienta el agua caliente con un termo eléctrico que con una caldera de gas natural.  También influye el rendimiento del aire acondicionado, el horario en el que está activo o la temperatura que se fija en el control del aparato.

La mayoría de nuestros edificios actuales obtendrían una calificación G. ¿Objetivo? que los nuevos edificios a construir obtengan calificaciones C y D. Obtener una calificación B, es muy difícil y la A se considera que se obtendrá de forma excepcional. En uso residencial (viviendas) no se permiten calificaciones F o G.

Se emiten cantidades diferentes de CO2 al utilizar una caldera de gas natural o un termo eléctrico para calentar agua. En el programa de calificación se perjudica el uso de la electricidad.

Resumen

No nos confundamos, el proceso de certificación energética es una herramienta para conseguir edificios más eficientes energéticamente. No son admisibles los retrasos que ha habido en la puesta en marcha de la certificación energética. El boom inmobiliario pasó y se han construido millones de viviendas con una eficiencia energética mejorable.

Mención aparte merece el lío burocrático que existe para certificar una vivienda. Este proceso es diferente en cada comunidad autónoma. Esto no es tolerable. El procedimiento debería ser el mismo en toda España.

¿Cuanto CO2 emite el gas natural?

“Nos hemos cambiado al Gas Natural que es un combustible ecológico”. Esta frase y similares son lanzadas alegremente por muchas empresas. La palabra ecológico corre el riesgo de devaluarse, tal y como le pasó a “Bio-“, cuyo uso hubo que casi prohibir en publicidad. Como tantas veces encierra algo de verdad y algo de trampa, analicemos.

Los combustibles fósiles emiten CO2 al generar energía. Sin embargo, para producir la misma cantidad de energía cada combustible emite una cantidad diferente de CO2. El siguiente gráfico muestra las emisiones de CO2 para cada tipo de combustible.

Coeficientes de paso desde energía final a emisiones de CO2. Unidades g CO2/kWht. GLP: Gases Licuados del Petróleo, se puede asimilar a propano, butano o sus mezclas.
Fuente: IDEA: Documento de condiciones de aceptación de Procedimientos Alternativos-Anexo VI.

El carbón emite mucho CO2 para producir energía, por eso se intenta disminuir su uso. Además es un combustible caro. Puede ser razonable que los mineros defiendan sus intereses, pero desde el punto de vista del país sostener la minería del carbón es ruinoso, tanto económicamente como medioambientalmente.

Muchas empresas utilizan calderas de gasóleo. Si se están planteando el cambio al gas natural por el precio inferior de este combustible, una razón adicional es que se emite casi un 30% menos de C02. El gas natural es un combustible más respetuoso con el medio ambiente que el carbón o el gasóleo.

Sin embargo, no es un combustible ecológico. Ya que su uso no es renovable (se agotará en un determinado momento) y sigue emitiendo CO2 y por tanto contribuye al cambio climático. Si el gas natural es del tipo “shale gas” y se ha extraído mediante técnicas de “fracking” la agresión al medio ambiente ha sido muy considerable, en ningún modo se podría calificar a un combustible obtenido de dicha manera de ecológico. El gas utilizado en España en la actualidad no es de este tipo.

La biomasa y los biocarburantes, aunque tienen defectos que corregir sí son más ecológicos que los combustibles fósiles tradicionales y si se mejorar las técnicas de procesamiento podrán llegar a considerarse un día verdaderos combustibles ecológicos. La emisión nula que le otorga el IDAE a los biocarburantes y a la biomasa no es exacta ya que se emite CO2 en la cosecha de las plantas, en su recolección, transporte, procesamiento y transporte final hasta el punto de consumo.

Es positivo sustituir el gasóleo por gas natural para disminuir las emisiones de CO2. En este momento, para muchas empresas es la mejor opción desde el punto de vista medioambiental. Sin embargo, este paso debería ser un paso intermedio, ya que se sigue emitiendo CO2. En el futuro deberíamos obtener energía desde biomasa o biocarburantes, y disminuir así drásticamente las emisiones de C02.