Archivo de la etiqueta: ahorro petróleo

La energía nuclear y las energías renovables son: ¿amigos o enemigos?

Leo con cierta frecuencia comentarios contra la energía nuclear. Muchos de ellos interesados. Desde el sector de las energías renovables se ha puesto a la energía nuclear en el punto de mira. Sin embargo, me parece un tiro desafortunado. Las centrales nucleares en el punto de mira, en el debate energético.La energía nuclear tiene varias ventajas:

  • No contribuye al efecto invernadero, pues no emite CO2. Desde este punto de vista, cualquier defensor de las energías renovables debería defender la energía nuclear. Ambas son muy parecidas en este sentido.
  • Es una fuente de energía constante y fiable. No nos engañemos, a día de hoy la energía no puede tener un origen 100% renovable. Si apostásemos exclusivamente por ese modelo (o por un peso de las energías renovables superior al 50 % en la obtención de energía eléctrica) se generaría en la población un rechazo a las energías renovables, ya que se producirían cortes de suministro debido a la intermitencia de los recursos naturales como el sol o el viento.
  • Tienen un coste económico reducido. Las centrales nucleares en operación están amortizadas (o próximas a estarlo) y generan energía a un coste contenido que se mantendrá constante en el futuro. Disponer de energías “baratas” en la generación de energía eléctrica puede ayudar a compensar la utilización de otras energías no tan baratas en este momento (como las energías renovables).

Debo aclarar que usar reactores nucleares de nueva fabricación tendría un coste desconocido, probablemente muy elevado. Serían centrales que sumarían a sus costes de operación, los costes financieros y los de amortización. Además, como ha habido un parón en la construcción de centrales en Occidente la construcción de un nuevo reactor supone poner en marcha una maquinaria de la que no hay experiencia previa, lo que dispara los costes, como están comprobando en el nuevo reactor que están construyendo en Finlandia.

Por las razones anteriores no me parece correcto que las energías nuclear y renovable deban andar a la greña. Al contrario deberían competir contra su gran enemigo: los combustibles fósiles (el carbón, el petróleo y el gas natural). Estas fuentes de energía generan CO2 y hay una incertidumbre sobre la evolución futura de su precio. La energía nuclear y las energías renovables son dos caras de la misma moneda.

Principales países productores de energías renovables

La inversión en energías renovables no es rentable a corto plazo. Dado que se requiere una fuerte determinación política para llevarla a cabo sólo algunos países se han decantado decididamente por este tipo de energías.

10 principales países por producción de energía renovable (datos en GW). En asterisco países que figuran entre los diez principales productores de petróleo.

No es determinación política, es necesidad

Hay otros factores que influyen en la determinación política, como los recursos naturales con que cuenta un país. De la lista anterior sólo tres países figuran entre los diez primeros productores de petróleo del mundo (marcados con asterisco).

Por tanto, para la mayoría de estos países su interés en las energías renovables es una apuesta de futuro al no poseer recursos autóctonos.

Llama la atención de la gran inversión realizada por EE.UU. y por China, a pesar de contar con fuertes recursos petrolíferos. Si relacionamos la potencia eléctrica generada con el producto interior bruto de cada país (con el tamaño de su economía) obtendremos un dato más real del esfuerzo que está haciendo cada uno.

Top Countries creating renewable energy (relation with GDP)

Principales productores de energia renovale en relacion al pib. En asterisco países entre los diez mayores productores de petróleo.

El esfuerzo de España se muestra así titánico. Se posiciona como el país que más ha invertido en energías renovables en relación al tamaño de su economía. El tiempo juzgará si esta ansia inversora llegó demasiado pronto desviando recursos necesarios en otros ámbitos. Desde mi punto de vista la inversión es acertada, aunque no se han medido bien los tiempos (ni las subvenciones).

China es el segundo país que más está invirtiendo en energías renovables, en relación a su tamaño. Además de lanzar con fuerza una industria de la que ya son una importante referencia se empiezan a oír voces de una mayor concienciación de la política china sobre su impacto en el medio ambiente. Es extraña esta repentina concienciación medioambiental china, y habrá que observar su evolución.

Nos llama la atención también Brasil, que es un gran productor de petróleo en la lista. Sin embargo, tenemos que tener en cuenta que Brasil genera energía renovable por su gran producción hidroeléctrica y de biocombustibles. En este caso Brasil apostó por los biocombustibles hace más de una década dada su gran potencial agrícola. El etanol producido en Brasil es beneficioso para la lucha contra el cambio climático al emitir menos CO2 del que consume. No todos los biocombustibles pueden decir lo mismo.

EE.UU. comenzó los estudios sobre paneles solares o aerogeneradores mucho antes que cualquier otro país, sin embargo no ha sabido (o querido) primar este tipo de energía lo suficiente. EE.UU. está investigando otras vías como la captura de carbono usando carbón (una gran parte de la energía eléctrica del país se obtiene del carbón) o yacimientos no convencionales de gas o petróleo. Parece claro que la potente industria petrolífera no quiere perder posiciones.

RESUMEN

La apuesta de un país por las energías renovables no es sólo para luchar contra el cambio climático o para desarrollar una industria (y puestos de trabajo). En muchos casos la razón última es una gran dependencia de fuentes energéticas foráneas. Invertir en energías renovables (para países como España, Italia o Alemania) es casi una obligación dada su fuerte dependencia energética exterior.

El hidrógeno no es la solución

Cuando era pequeño veía un programa llamado “Esto es increíble”, solían mostrar avances tecnológicos que algún día llegarían a nuestros hogares. En ese programa vi por primera vez un CD, y también vi un coche (una furgoneta más bien) alimentado con hidrógeno, funcionaba como cualquier vehículo normal y la mayor diferencia era que ante la cámara el presentador bebía el agua que salía del tubo de escape. Dos décadas después el CD llegó al mundo de la música, desbancó al vinilo para posteriormente ser fagocitado por los reproductores de MP3, éstos a su vez han sido desbancados por los teléfonos móviles. Sin embargo, los coches de hidrógeno siguen sin aparecer. Algunas marcas tienen modelos en preproducción, pero no salen al mercado. ¿La razón? Básicamente la dificultad para encontrar un punto de abastecimiento (hidrogeneras).

Es un círculo vicioso, como no hay hidrogeneras no se fabrican coches de hidrógeno, y como no hay coches de hidrógeno no se instalan hidrogeneras.

El problema, sin embargo, es más complejo. Desarrollar la logística del hidrógeno llevaría años. Las fases de la cadena de suministro serían las siguientes:

Cadena de suministro de hidrógeno

Fases de suministro de hidrógeno (en rojo fases con problemas medioambientales o tecnológicos)

Aún quedan desafíos tecnológicos por resolver, especialmente el almacenamiento en el vehículo presenta numerosos problemas. Otras etapas (como el almacenamiento logístico o el transporte), aunque estén maduras tecnológicamente necesitan del desarrollo de toda una nueva industria.

OBTENCIÓN DE HIDRÓGENO

El hidrógeno es el elemento químico más abundante en el universo, pero su obtención no está exenta de problemas. El método más barato de obtener hidrógeno es a través del gas natural. Su principal problema es que se genera CO2 en el proceso. Obtener hidrógeno mediante electrólisis a partir de agua es un proceso muy caro por el momento. Si la energía eléctrica necesaria para la electrólisis se obtuviese a un precio asequible desde fuentes renovables se resolvería el problema de la generación del hidrógeno.

En cambio, el vehículo eléctrico tiene todos los pasos anteriores completados (ya existen redes de generación, transporte y venta de energía eléctrica). Es cierto que se debe mejorar la eficiencia y capacidad de las baterías en los vehículos. Mientras las baterías mejoran (y se abaratan), la solución temporal serán los híbridos enchufables, que están a punto de desembarcar en el mercado (Opel Ampera/Chevrolet Volt).

CONCLUSIÓN

Así pues los retos tecnológicos, medioambientales e industriales para el desarrollo del hidrógeno como vector energético son numerosos y no exentos de problemas. En la actualidad utilizar hidrógeno implica la liberación de CO2 en el proceso y requiere el desarrollo de toda una nueva industria de transporte y venta. Todo lo anterior me hace pensar que el vehículo de hidrógeno no será una realidad a gran escala para el transporte.

Eficacia de la reducción de velocidad de 120 km/h a 110 km/h

La medida de reducción de la velocidad a 110 km/h en autovías y autopistas ha sido instaurada el 7 de marzo.

Mucho se ha debatido sobre la idoneidad de la medida para reducir el consumo de petróleo. Según los datos del IDAE (Instituto para la diversificación y el ahorro energético), el ahorro producido es el siguiente:

Diesel consumption reduction from 120 to 110 km/h

CONSUMO (l/100 km) DE UN AUTOMÓVIL DIESEL (FUENTE IDAE)

Sin embargo, creo que el debate está desenfocado. No ha sido el ministerio de Medio Ambiente el que ha impuesto la medida para reducir el consumo de petróleo. Ha sido el ministerio de Economía el que la ha exigido en un intento de mejorar la balanza comercial. Para conseguir este objetivo es una medida con cierta eficacia a corto plazo. Sin embargo, a un plazo de tiempo mayor son necesarias otras medidas, principalmente aumentar las exportaciones. Este déficit exportador de España es una tara que arrastramos mucho tiempo, para corregirlo será necesario aplicar un conjunto de medidas durante largo tiempo (quizás una generación) que modifiquen el tejido productivo español.

La reducción a 110 km/h durante 3 meses es una medida a corto plazo que no resolverá el desequilibrio económico que intenta disimular.