El encanto (económico) de la Biomasa

Ni las subvenciones, ni la concienciación medioambiental, ni los planes para activar zonas agrícolas. El factor que favorece de forma decisiva la implantación paulatina de instalaciones de biomasa es su precio competitivo.

Precios de diversos combustibles de calefacción (€/MWh). Fuente IDAE.

Precios de diversos combustibles de calefacción (€/MWh). Fuente IDAE.

No es creíble que la biomasa (aquí representada con Pellets, astillas o cáscaras de almendra) costase exactamente lo mismo en 2012 que en 2013. No obstante, hasta ahora ha tenido  un precio bastante estable. Nada comparable a la imparable subida de precio de los combustibles fósiles en los últimos años.

El precio tan competitivo de la biomasa ha hecho que empiece a revalorizarse el precio de algunos combustibles, como la cáscara de almendra. Esto es debido al incremento de su consumo.

¿Seguirá la biomasa un camino ascendente como lo han hecho los combustibles fósiles? No, en mi humilde opinión. La biomasa es un sector en el que hay COMPETENCIA. Si su precio sube, más empresas comenzarán a recogerla y distribuirla. Por ejemplo, agricultores que ahora queman restos de podas se plantearán llamar a un gestor de biomasa, si les pagan algo por el trabajo de recolectar las podas. Si el precio de la biomasa sube, más ofertantes aparecerán en el mercado. Este mecanismo no se produce con los combustibles fósiles, que están sometidos a un numero limitado de ofertantes.

Le incará el diente el gobierno a la biomasa con impuestos. Razones hay para pensar una cosa y la contraria. En la actualidad la administración busca como un sabueso nuevos nichos de ingresos, la biomasa podría ser un nuevo pastel.

Los impuestos a los combustibles fósiles tienen su fundamento en varias razones:

  • Su producción recae en países que no son miembros de la OCDE, por lo que una crisis en la producción afectaría a nuestra economía.
  • La utilización de combustibles fósiles contribuye al calentamiento global.
  • Los combustibles fósiles hay que importarlos, por lo que contribuyen de forma decisiva a nuestro desequilibrio en la balanza comercial.

Ninguna de estas razones es aplicable a la biomasa, por lo que no parece razonable imponer sobre ella nuevos impuestos.

Como ahorrar dinero con el termo eléctrico

Calentar agua caliente es bastante caro, unos 300 euros anuales con un termo eléctrico. Puede ahorrarse unos euros con los consejos que doy a continuación, el consejo más audaz es el último, que consiste en conectar el termo con un programador horario. Con este pequeño truco se puede ahorrar hasta 36 euros anuales.

Programador horario instalado en un termo eléctrico

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No me detendré mucho en los consejos habituales para ahorrar agua caliente:

  • Ducharse en lugar de bañarse (con la vida de locos que llevamos lo de bañarse ya parece un lujo del pleistoceno, por el tiempo necesario sobre todo).
  • Usar el agua imprescindible (es decir, usar el agua sólo para remojar y aclarar. Debo decir que seguir este consejo se me hace algo cuesta arriba en el crudo invierno).
  • Un consejos más “raterillo” es bañarse siempre que uno pueda en casa ajena (polideportivo, piscina municipal tras realizar cualquier actividad, aunque con los recortes a veces ni ellos tienen agua caliente, como he podido comprobar en mis propias carnes).
  • Ducharse con agua fría (no gasto el tiempo con esto por razones obvias).

Antes de seguir con más consejos tengo que aclarar algunos conceptos de la transmisión de calor. Afortunadamente no recuerdo las fórmulas que la rigen, que son de lo más entretenidas, así, no os aburriré con ellas, pero sí que os puedo transmitir uno de sus principios fundamentales: “La transmisión de calor entre dos cuerpos es más intensa cuanto mayor es la diferencia de temperatura entre ambos”. Esto es, un hierro calentado al rojo se enfría rapidísimamente con el aire que lo rodea, baja de 1000 ºC a pocos cientos en segundos. Sin embargo, le cuesta más tiempo pasar desde 100º hasta la temperatura ambiente.

Lo que nos lleva a una interesante reflexión: ¿Por qué para enfriar un café caliente lo mezclamos de inmediato con la leche tibia? Lo más correcto para enfriarlo rápido es dejar que se enfríe por sí solo cuando está muy caliente unos instantes, y luego añadirle la leche.

Ahora ya podemos seguir con más consejos:

Aumentar el aislamiento del termo eléctrico.Hay que ser un poco manitas y el resultado no es muy estético, pero no cuesta mucho (económicamente hablando unos 30€) mejorar el aislamiento que trae el termo de fábrica comprando un material aislante (por ejemplo lana de vidrio de 6 cm de espesor) y envolviendo al termo “como si tuviera frío”. Hay que envolver sólo los laterales y la parte superior. Según la OCU esta medida supone un ahorro de 36 euros anuales, por lo que se amortiza en poco más de un año.

Reducir la temperatura del termostato del termo de agua, con 60 ºC es suficiente. Algunos termos tienen la posibilidad de regular la temperatura del agua caliente. En algunos casos el termostato no está visible y hay que desmontar la carcasa exterior. En todo caso, al reducir la temperatura del agua se disminuyen las pérdidas de calor con el entorno y el termo consumirá menos energía. Este consejo es particularmente útil si tenemos un termo grande. Si no disponéis de un termo grande (como es mi caso, que tengo un termo liliputiense a juego con el pisito) no conviene reducir mucho la temperatura porque os podéis quedar sin agua caliente en plena ducha. Esta es otra forma de ahorrar, además es buena para la circulación…

Instalar un programador horario. Si el agua del termo está fría no puede tener pérdidas con el entorno. Con un programador horario podemos  programar el termo para que caliente el agua sólo cuando vayamos a ducharnos. Así se puede programar para que haya agua caliente justo antes de levantarnos y por la tarde, cuando volvamos a casa.

Una ventaja adicional de esta medida es que ayuda a reducir el pico de consumo de una vivienda, me explico. Si tenéis problemas con la potencia contratada porque salta el interruptor general es porque conectáis muchos aparatos a la misma hora. Podéis programar el termo para que no se conecte a las horas de hacer las comidas, por ejemplo. Así os puede ayudar a que no tengáis que subir la potencia contratada, claro que no hace milagros.

En mi experiencia aconsejo utilizar programadores digitales, los mecánicos domésticos que he usado se rompen con bastante facilidad (al menos los que he probado). Además con el programador digital (y un poco de paciencia) podréis programar los días laborables y los días festivos (en los que no es tan fácil averiguar un patrón de consumo).

Por hacer algún número he calculado las pérdidas que tiene un termo al que he tenido acceso. Se trata de un termo eléctrico de 150l, que he dejado toda la noche apagado y he medido su temperatura por la noche y a la mañana siguiente después de 8 horas.

Temperatura inicio  64ºC
Temperatura fin  61ºC
Pérdidas kwh  0.53
Pérdidas anuales por pérdidas en las 8 horas nocturnas  27 €
Medición de temperatura

Medición de temperatura de agua

Si conseguimos que el termo se programe de forma que caliente el agua sólo antes de cada utilización y tras utilizar el agua el termo permanezca apagado hasta el siguiente consumo nos ahorraremos las pérdidas de calor, que pueden ser mayores a esos 27€.

De todas formas, tanta tecnología y tanta leche, y nada como lo que hacía mi abuela, que enchufa el termo sólo cuando se iba a duchar y luego lo apagaba.

¿Interesa cambiar los tubos fluorescentes por LED?

Este artículo está en revisión hasta determinar el consumo exacto de los tubos fluorescentes. En su día se realizó un cálculo en el que se asignó un valor para el factor de potencia que se ha mostrado incorrecto.

Sí que puedo afirmar que los tubos LED duran más tiempo y consumen menos.

¿Cómo funciona el pool eléctrico?

Una vez leí que si te explican el funcionamiento del sistema eléctrico y lo entiendes es que te lo han explicado mal. Hoy me enfrentaré a ese mantra, e intentaré explicar el funcionamiento del sistema de fijación de precios del mercado eléctrico, el famoso “pool”, del que tanto se habla. Lo haré de forma muy simplificada.

El sistema intenta casar una demanda de electricidad con la oferta disponible en ese momento. Por ello una de sus esencias es la renovación constante del mismo, el “pool” se establece para cada hora, de cada día.

PASO 1: ¿Cuánta energía hace falta?

Así para las 16.00 horas de mañana OMIE, la compañía que opera el mercado de producción de energía eléctrica en la península ibérica, realiza una previsión de demanda. La previsión se basa fundamentalmente en el consumo del año anterior por estas fechas y en la previsión meteorológica. También pueden influir fenómenos anormales como huelgas, festivos o grandes acontecimientos deportivos.

En ese momento cada generador fija un precio para cada central productora de electricidad. Veámoslo con un ejemplo. Imaginemos que mañana de 16 a 17 España necesita 1000 MWh, según la previsión de Red Eléctrica.

PASO 2: ¿Qué precio ofertas y cuanta cantidad?

Los generadores de electricidad ofertan cantidad que pueden producir y a un precio, de forma simplificada tenemos:

Los ciclos combinados funcionan con gas natural.

Por supuesto la hidraúlica es una energía renovable, pero hay que separarla de las tecnologías sujetas a régimen especial y que reciben subvenciones (como la eólica, la solar, termosolar, cogeneración…)

Paso 3: Ordenamos las ofertas por precio:

Paso 4: ¿A quién le voy a comprar?

Hemos dicho en el paso 1 que son necesarios para esa hora 1000 MWh de electricidad. En el gráfico siguiente las bandas de azul oscuro van sumando las potencias. De esta forma con las tecnologías renovable, nuclear, hidraúlica y carbón se consiguen los 1000 MWh.

Por tanto no se comprará la energía ofertada por los ciclos combinados. A esa hora estarán apagados.

Paso 5: ¿A qué precio compraré la energía?

Desde luego esto es lo más curioso. La última tecnología en entrar al sistema ha sido el carbón. Su precio ofertado era de 60 €/MWh. Este será el precio “spot”, es decir el precio al cual se retribuirán a todos los generadores.

Algunas notas:

La energía nuclear muchas veces oferta un precio de 0€/MWh, lo hace para asegurarse de que entrará al sistema ya que las centrales no se pueden parar por unas horas. Los generadores nucleares están esperando que otros operadores aumenten el precio de generación. El sistema del “pool” pretende ser muy transparente, pero de esta forma los operadores de centrales nucleares ocultan el coste de su generación, lo que da lugar a muchas interpretaciones.

Los grandes perjudicados del sistema pool son los generadores de gas natural. Hay algunas centrales de gas natural que funcionan un número de horas inferior al que se propusieron sus inversores. Estas centrales ya tienen el suministro de gas comprado y si no lo pueden gastar lo revenden a otros operadores en el extranjero.

El sistema del “pool” ha sido muy criticado porque permite que las centrales nucleares e hidráulicas obtengan muchos beneficios, ya que sus centrales están amortizadas.

Los productores se defienden, el sistema “pool” funciona como un mercado liberalizado: si hay dos productores de patatas y uno las produce a 5 céntimos el kg y otro a 10 céntimos, el primero ganará mucho más, ya que le precio de compra es igual para ambos.

Sin embargo, los productores de energía nuclear e hidráulica “olvidan” que el sector de producción eléctrica no es totalmente libre, el gobierno (en muchas ocasiones para nuestra desgracia) dictamina con qué tecnologías se configura el sistema, no sólo por razones de coste, sino por seguridad en el suministro. En este contexto es razonable que se intente conseguir cierta equidad en los beneficios con la imposición de los nuevos impuestos por parte del ministro de industria. Desgraciadamente, no hay forma de saber si han acertado en la distribución de la fiscalidad. Los números no son el fuerte del ministerio de industria, los antecedentes de asignación de primas a las renovables no son halagüeños.

Alemania: Los problemas de cambiar reactores por molinillos

Desde 1980 ha habido planes para aumentar la generación de energía renovable en Alemania. El plan fue puesto en marcha en 2000, y desde entonces el incremento en la producción de energía renovable ha sido constante. Sin embargo, el accidente de Fukushima lo aceleró todo, ahora el reto es sustituir la producción nuclear por energía renovable. No hay precedentes de algo parecido en un país grande. Los rápidos acontecimientos en el mercado energético alemán están siendo observados con detenimiento por todo el mundo, especialmente por los países vecinos de Alemania, ya que reciben súbitas importaciones de energía, por excesos de sol o viento en el país teutón. La apuesta es arriesgada y ya está generando los primeros problemas, como veremos, nada que no sepamos en España.

El reto es gigantesco ya que no sólo hay que modificar la industria de generación eléctrica, muchas líneas eléctricas deben construirse o actualizarse. El plan ya se ha cobrado las primeras víctimas, el ministro de medio-ambiente ha sido destituido por Merkel (como vemos no sólo es implacable con España), que se ha puesto al frente de la empresa.

Porcentaje de producción de energía renovable. Los altibajos en España son debidos a la diferente pluviometría de los años. Nótese el aumento desbocado en España en los tres últimos años comparado con el pausado pero constante empuje alemán.

En 1990 Alemania no sobrepasaba el 5% de producción renovable. La orografía del país no propiciaba la construcción de presas hidráulicas, por lo que no tenía un gran aprovechamiento hidráulico. Desde entonces, el incremento de producción renovable en Alemania ha sido formidable. En la actualidad representa el 20% de la producción eléctrica total. El objetivo es conseguir el 35% para 2020. Este crecimiento ha sido posible gracias a numerosas subvenciones.

En estos momentos hay cuatro grandes empresas energéticas, otro de los objetivos del plan energético es aumentar el número de ofertantes de electricidad y “democratizar” la producción.

La fiebre renovable ha llegado también a numerosos municipios, que quieren ser 100% renovables. No sólo hay particulares instalando placas solares, se han creado muchas cooperativas energéticas. De hecho, en Niebüll (pequeña ciudad al norte del país) sólo permite parques eólicos en los que los veninos puedan comprar participaciones. Así, sólo el 6.5% de la producción eléctrica renovable está en manos de las cuatro grandes empresas del país. Esta política ha propiciado que más de la mitad de la producción renovable esté en manos de particulares o cooperativas. El resultado es que se está ayudando a desarrollar muchas regiones(o al menos a frenar la caída de regiones desfavorecidas o en retroceso). Las ayudas a las renovables ayudan a los agricultores y ganaderos a permanecer en la región al tener otra fuente de ingresos adicional a la tradicional. En estas regiones han medrado nuevas empresas de servicios (como asesorías para moverse en el mundo de las subvenciones o empresas de mantenimiento).

La energía solar recibe la mitad de las subvenciones, mientras que sólo produce el 20% de la energía renovable. Un reparto similar al español, ya que la eólica es una energía muy madura que está próxima a ser rentable sin subvenciones.

El coste de las renovables es superior a otras fuentes de energía convencionales. Mientras la producción sea pequeña este coste extra no es problemático. Pero cuando la producción de energía renovable supera el 20% del total, la factura engorda y la pregunta es obvia: ¿quién paga los molinos y las placas? De momento la factura la pagan los consumidores alemanes, las empresas que consumen mucha electricidad están protegidas de pagar los subsidios.

Esta decisión es una forma de evitar una subida de costes a un tejido empresarial con vocación exportadora. Hay fuerte presión política para evitar subidas de precios a los grandes consumidores.

El aumento de producción renovable está produciendo una disminución de la calidad del servicio. Los cortes de electricidad han crecido un 30% en tres años, según VIK (una asociación de consumidores de energía alemana). A medida que la producción renovable aumenta el sistema se hace más difícil de gestionar.

Se habla de pagar a las centrales de gas no por producir sino para que estén disponibles para los días con poco sol o viento. Esto supondría un coste adicional.

La distribución es otro problema, ya que se habla de que hay que transportar energía del ventoso norte al energéticamente glotón sur. El plan actual supone invertir 20 000 millones de € en actualizar la red.

En lugar de aumentar la red enormemente, una solución sería aprobar parques de producción sólo en los puntos en los que la red pueda soportar la inyección de energía sin problemas. Esta solución limitaría los costes medioambientales y económicos por aumentar las redes. Por el contrario, aumentaría los costes de generación al elegir ubicaciones menos idóneas y frenaría el desarrollo de la generación al contar sólo con unos puntos limitados en los que inyectar.

La expansión de la red de distribución no sólo necesita dinero, sino que tiene que evitar grandes trabas burocráticas. Hay gran oposición a la instalación de nuevas torres de alta tensión. Incluso hay oposición para la renovación de las líneas actuales. Hay muchas voces en contra de la transmisión de electricidad a grandes distancias.

Las energías renovables reciben subvenciones para disminuir las emisiones de efecto invernadero. En Alemania el aumento de la producción de origen renovable tendrá un efecto contrario: las emisiones de efecto invernadero aumentarán al disminuir la producción de origen nuclear a corto plazo. Es una lección que no debemos olvidar: Sustituir la energía nuclear por renovable puede aumentar ligeramente las emisiones de efecto invernadero. Para reducir las emisiones de CO2, lo más eficaz es sustituir producción energética de fuentes fósiles por renovables.

En Alemania (como en España) las energías renovables pasan de ser una pequeña parte de la producción a ser un pilar sustancial del sistema eléctrico. Aparecen nuevos desafíos: La red es más difícil de gestionar, el coste es superior y se requerirán nuevas redes de distribución. Son inconvenientes que habrá que solventar. Posiblemente Alemania pagará más caros los problemas de ser el pionero, pero posteriormente podrá exportar sus conocimientos. Una posición que podría haber jugado España y de la que ha dado un paso atrás.

Artículo realizado en gran parte a partir del artículo de “The Economist” (German plans to cut carbon emissions with renewable energy are ambitious, but they are also risky).

La energía eólica ayuda a minimizar la extensión de los incendios

¿La energía eólica ayuda a sostener el bosque?

Tras los recientes incendios de Andilla en Valencia en el mes de Julio numerosas reflexiones me han venido a la cabeza. Una de ellas es si el parque eólico que está instalado en esa montaña ayudó a minimizar los daños del incendio.

El camino de servicio de los aerogeneradores y el cortafuegos contienen el incendio.

 

Zona anterior ampliada, en la que se pueden ver con mayor detalle los aerogeneradores y las filas de árboles (que eran repoblados).

Las fotografías muestran que el camino de servicio del parque eólico actuó como cortafuegos e impidió la ampliación del incendio.

Hay muchos cortafuegos en los montes, pero pocos están bien mantenidos, aunque los árboles no medren en ellos los arbustos de una solo temporada son perfectos para que el fuego se alimente.

Una conclusión me parece clara, si los cortafuegos no se van a mantener es mejor no realizarlos, la herida en el paisaje que producen sólo es admisible si son efectivos. Para que cumplan su cometido es necesario que estén libres de maleza.

El camino de servicio de este parque eólico cumplió su cometido porque estaba bien mantenido. No estuve presente en la extinción del incendio, pero otros factores podrían haber ayudado. Esta zona era la cola del incendio y el viento ayudaba a que el incendio no se propagase.

Uno de los inconvenientes de la energía eólica es su impacto paisajístico, en este caso se demuestra todo lo contrario. La energía eólica contribuye (en este caso de forma decisiva) a conservar un paisaje extraordinario.

 

Por ello, fomentemos un aprovechamiento rentable y sostenible del medio rural. Los beneficiados de este aprovechamiento son los primeros interesados en que el monte se conserve en buenas condiciones. Los agricultores conservan los caminos, los ganaderos reducen la carga incendiaria y en este caso, los responsables de un parque eólico contribuyen a mantener habilitado un camino que sirve de eficaz cortafuegos. El aprovechamiento de la biomasa forestal también contribuye a la sostenibilidad del medio rural, fomentémosla entre todos.

 

(Las fotografías han sido obtenidas del blog Peña Ramiro, que ofrece información muy valiosa sobre el incendio)

La gestión de la biomasa puede ayudar a evitar grandes incendios

Devastadores han sido los incendios que han arrasado amplias zonas de Valencia a primeros de Julio. Mi familia tiene una residencia en Artaj, una aldea de Andilla que se ha quedado sin el bosque que la rodeaba de la noche a la mañana. Un bosque precioso, que además de árboles, tenía una infinidad de arbustos y plantas diferentes. Esto es lo que ha ocurrido, pero ¿se podría haber evitado?

 

Hectáreas y hectáreas de los términos de Andilla y Alcublas (además del incendio de Cortes) han ardido este Julio en Valencia. La catástrofe ya ha pasado, centrémonos en establecer mecanismos que hagan el monte sostenible y rentable para que pueda ser cuidado. Extraer biomasa del monte puede ayudar a esta sostenibilidad.

El bosque está abandonado

¿Qué significa esto?  Pues, que hay una gran cantidad de combustible a disposición de un incendio. ¿De dónde procede dicho combustible?

Los árboles crecen y las partes más altas tapan a las más bajas. Estas ramas bajas dejan de recibir los rayos del sol, se secan y terminan por caerse.

También hay árboles que mueren por enfermedades, plagas o porque otros árboles más altos les quitan el preciado sol.

Todos los años en primavera se produce un crecimiento desorbitado de plantas y arbustos por la presencia de lluvias y abundante luz del sol. Al empezar el verano muchas de estas plantas se secan y mueren.

Cuando se dice que el bosque está abandonado lo que se refleja es que toda la masa forestal anterior está apilada en el bosque sin que nadie la haya recogido. En estas condiciones el bosque arde muy fácilmente.

 

Un vecino mío me comentaba lo absurdo de la naturaleza humana: No nos agachamos a recoger una moneda de cinco céntimos del suelo y pagamos un dineral por ir a un gimnasio a agacharnos y ponernos de pie sin descanso. Algo parecido hacemos con el combustible. Tenemos disponible una gran cantidad en nuestros bosques y preferimos dejarlo para que se queme en un incendio y comprar otros productos (véase petróleo) en el extranjero.

Sin duda aprovechar los bosques españoles no es fácil. Vivimos es un país escarpado y las masas forestales que han perdurado están situadas en pendientes pronunciadas. Seguramente, estas masas forestales siguen ahí porque no era rentable su explotación agrícola. Extraer la biomasa de dichos bosques no es fácil. El método tradicional requería de mulas, y el trabajo no era gratificante.

Se puede facilitar la utilización del bosque con una red de pistas forestales bien mantenida, y que permita acceder a amplias zonas del monte, por ejemplo.

 

Algunas medidas han contribuido al desastre actual, ya que en lugar de facilitar el aprovechamiento del monte, han ido en dirección contraria. Por alguna razón que no alcanzo a comprender el ganado cabrío se prohibió en las sierras de Andilla en los años 50.

En los montes valencianos había plantaciones (de almendros, por ejemplo). Estos terrenos han pasado a ser de titularidad pública y su explotación se ha abandonado. Los ganaderos contribuyen a reducir la vegetación arbustiva del monte, despojándolo de combustible. Los  labradores, además de mantener los caminos mantienen zonas de monte sin vegetación arbustiva que ayuda a frenar el incendio. Para crear un monte sostenible, éste tiene que ser rentable, facilitemos la labor de personas que sacan aprovechamiento del mismo y que serán los principales beneficiados en que los bosques perduren.

 

La biomasa, otra forma de aprovechar el monte y hacerlo sostenible/rentable

Además de los aprovechamientos anteriores, se puede utilizar el combustible de los bosques (biomasa), para conseguir calor/energía. No es una actividad muy lucrativa, por lo que debe ser promocionada.

Consumir biomasa es muy eficaz para reducir las emisiones de efecto invernadero. El IDAE considera que utilizar biomasa no emite CO2. Aunque esta cifra no sea del todo cierta, estamos todos convencidos de que utilizar biomasa tiene varias ventajas:

-Ayuda a reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

-Genera ingresos en el medio rural ayudando a su sostenibilidad.

-Permite reducir los grandes incendios forestales.

 

¿Suministro fiable?

La biomasa es otra forma de aprovechamiento del monte. Sin embargo, además de su poca rentabilidad económica, el problema principal de la biomasa es el suministro. ¿Será continuo el suministro de biomasa en el futuro? ¿Se mantendrá su precio? Estos problemas se tienen que solventar desde los ayuntamientos rurales. De ellos tienen que surgir planes de aprovechamiento de esta biomasa forestal. Para un posible cliente estas incertidumbres pueden ser demoledoras. Por ello los gestores de los bosques deben ser quienes saquen el rendimiento a la biomasa forestal. Es decir, los mismos que extraen la madera del bosque deben ser quienes la utilicen como combustible para generar energía eléctrica o calentar viviendas. Se deben crear asociaciones o cooperativas que aprovechen la biomasa forestal y que sean auspiciadas o apadrinadas por los ayuntamientos. Lamentablemente los ayuntamientos rurales tienen pocos habitantes, y lo que es peor, poco presupuesto. Se está potenciando el papel de las diputaciones, quizá deberían ser ellas las que diesen el paso adelante y propiciasen planes de aprovechamiento forestal para evitar desastres como el origen de este artículo.

 

Por tanto, apoyemos planes de aprovechamiento de la biomasa en los montes mediterráneos. Con ello además de ayudar a evitar el efecto invernadero reduciremos la posibilidad de que grandes incendios arrasen grandes cantidades de masa forestal.

Espero que los planes para conseguir esto sean más rápidos que el tiempo que tardaré en volver a ver el valle de Artaj/Andilla como estaba antes.