Archivo de la categoría: Uncategorized

Como ahorrar dinero con el termo eléctrico

Calentar agua caliente es bastante caro, unos 300 euros anuales con un termo eléctrico. Puede ahorrarse unos euros con los consejos que doy a continuación, el consejo más audaz es el último, que consiste en conectar el termo con un programador horario. Con este pequeño truco se puede ahorrar hasta 36 euros anuales.

Programador horario instalado en un termo eléctrico

OLYMPUS DIGITAL CAMERA

No me detendré mucho en los consejos habituales para ahorrar agua caliente:

  • Ducharse en lugar de bañarse (con la vida de locos que llevamos lo de bañarse ya parece un lujo del pleistoceno, por el tiempo necesario sobre todo).
  • Usar el agua imprescindible (es decir, usar el agua sólo para remojar y aclarar. Debo decir que seguir este consejo se me hace algo cuesta arriba en el crudo invierno).
  • Un consejos más “raterillo” es bañarse siempre que uno pueda en casa ajena (polideportivo, piscina municipal tras realizar cualquier actividad, aunque con los recortes a veces ni ellos tienen agua caliente, como he podido comprobar en mis propias carnes).
  • Ducharse con agua fría (no gasto el tiempo con esto por razones obvias).

Antes de seguir con más consejos tengo que aclarar algunos conceptos de la transmisión de calor. Afortunadamente no recuerdo las fórmulas que la rigen, que son de lo más entretenidas, así, no os aburriré con ellas, pero sí que os puedo transmitir uno de sus principios fundamentales: “La transmisión de calor entre dos cuerpos es más intensa cuanto mayor es la diferencia de temperatura entre ambos”. Esto es, un hierro calentado al rojo se enfría rapidísimamente con el aire que lo rodea, baja de 1000 ºC a pocos cientos en segundos. Sin embargo, le cuesta más tiempo pasar desde 100º hasta la temperatura ambiente.

Lo que nos lleva a una interesante reflexión: ¿Por qué para enfriar un café caliente lo mezclamos de inmediato con la leche tibia? Lo más correcto para enfriarlo rápido es dejar que se enfríe por sí solo cuando está muy caliente unos instantes, y luego añadirle la leche.

Ahora ya podemos seguir con más consejos:

Aumentar el aislamiento del termo eléctrico.Hay que ser un poco manitas y el resultado no es muy estético, pero no cuesta mucho (económicamente hablando unos 30€) mejorar el aislamiento que trae el termo de fábrica comprando un material aislante (por ejemplo lana de vidrio de 6 cm de espesor) y envolviendo al termo “como si tuviera frío”. Hay que envolver sólo los laterales y la parte superior. Según la OCU esta medida supone un ahorro de 36 euros anuales, por lo que se amortiza en poco más de un año.

Reducir la temperatura del termostato del termo de agua, con 60 ºC es suficiente. Algunos termos tienen la posibilidad de regular la temperatura del agua caliente. En algunos casos el termostato no está visible y hay que desmontar la carcasa exterior. En todo caso, al reducir la temperatura del agua se disminuyen las pérdidas de calor con el entorno y el termo consumirá menos energía. Este consejo es particularmente útil si tenemos un termo grande. Si no disponéis de un termo grande (como es mi caso, que tengo un termo liliputiense a juego con el pisito) no conviene reducir mucho la temperatura porque os podéis quedar sin agua caliente en plena ducha. Esta es otra forma de ahorrar, además es buena para la circulación…

Instalar un programador horario. Si el agua del termo está fría no puede tener pérdidas con el entorno. Con un programador horario podemos  programar el termo para que caliente el agua sólo cuando vayamos a ducharnos. Así se puede programar para que haya agua caliente justo antes de levantarnos y por la tarde, cuando volvamos a casa.

Una ventaja adicional de esta medida es que ayuda a reducir el pico de consumo de una vivienda, me explico. Si tenéis problemas con la potencia contratada porque salta el interruptor general es porque conectáis muchos aparatos a la misma hora. Podéis programar el termo para que no se conecte a las horas de hacer las comidas, por ejemplo. Así os puede ayudar a que no tengáis que subir la potencia contratada, claro que no hace milagros.

En mi experiencia aconsejo utilizar programadores digitales, los mecánicos domésticos que he usado se rompen con bastante facilidad (al menos los que he probado). Además con el programador digital (y un poco de paciencia) podréis programar los días laborables y los días festivos (en los que no es tan fácil averiguar un patrón de consumo).

Por hacer algún número he calculado las pérdidas que tiene un termo al que he tenido acceso. Se trata de un termo eléctrico de 150l, que he dejado toda la noche apagado y he medido su temperatura por la noche y a la mañana siguiente después de 8 horas.

Temperatura inicio  64ºC
Temperatura fin  61ºC
Pérdidas kwh  0.53
Pérdidas anuales por pérdidas en las 8 horas nocturnas  27 €
Medición de temperatura

Medición de temperatura de agua

Si conseguimos que el termo se programe de forma que caliente el agua sólo antes de cada utilización y tras utilizar el agua el termo permanezca apagado hasta el siguiente consumo nos ahorraremos las pérdidas de calor, que pueden ser mayores a esos 27€.

De todas formas, tanta tecnología y tanta leche, y nada como lo que hacía mi abuela, que enchufa el termo sólo cuando se iba a duchar y luego lo apagaba.

¿Por qué España tiene la electricidad más cara de Europa?

En realidad tenemos la tercera electricidad más cara de Europa, tras Chipre e Irlanda, que son dos islas. Pero había que darle dramatismo al título.

Fuente: Eurostat, precios de la electricidad en los hogares en el segundo semestre de 2011.

 

Este dato es muy perturbador. Tener una electricidad cara es nefasto para la competitividad de las empresas españolas. Es obligación del estado suministrar una electricidad fiable y barata que permita el desarrollo de la industria. Lamentablemente, en los últimos años la política se ha alejado de estos postulados.

Las causas de este despropósito son varias. Comenzaremos por descomponer el precio de la electricidad en sus componentes y así desmenuzaremos el problema:

Costes relativos de las partes de la electricidad

En azul he marcado los costes razonables, como la generación (lo que pagamos a las centrales eléctricas para que produzcan la electricidad), el transporte y otros gastos del sistema. Dentro de la carpeta de otros gastos hay costes como las compensaciones a las islas para que su electricidad no sea más cara allí, o cosas tan variopintas como el coste de desbrozar la vegetación bajo las líneas eléctricas. Se incluye aquí lo que nos cuesta la Comisión Nacional de la Energía, lo que me parece ridículo. Es como si al comprar gasolina, además del IVA pagásemos una tasa para el mantenimiento de la Guardia Civil. Estamos pagando dos veces por lo mismo.

Los problemas vienen con las barras en gris.

Ayudas al carbón:

El carbón no tiene futuro ni económica ni medioambientalmente. Debe ser retirado del sistema de generación lo antes posible.

Déficit de tarifa acumulado:

El gobierno de Aznar redirigió toda su política para entrar en el euro. En este contexto para reducir la inflación redujo (más bien congeló) la tarifa eléctrica durante casi dos años. Lamentablemente se creó un problema nuevo (el déficit de tarifa) intentando evitar otro (la elevada inflación). Lo chocante es que el déficit de tarifa siguió creciendo aunque estuviésemos dentro del euro, ya con el ejecutivo de Zapatero.

Impuestos:

Toda actividad económica está gravada con impuestos, con ellos se sufraga el funcionamiento del Estado. Sin embargo, la electricidad además de soportar el IVA tiene un impuesto especial (aproximadamente el 5% de la factura). Se debería eliminar el impuesto especial de la tarifa eléctrica y obtener ese dinero por otras vías. Al menos se debería eliminar el impuesto especial para las industrias.

Primas al régimen especial:

En este capítulo se incluyen las primas tanto a la cogeneración como a las renovables. Las primas a las energías renovables tienen sentido al promocionar una energía que contribuye a estabilizar el precio de la electricidad, potencian un sector industrial con vocación exportadora y contribuyen a reducir el cambio climático. Desgraciadamente, un mal diseño de las primas dispararon las instalaciones (fotovoltaicas y termosolares) provocando un gran incremento de las primas. Las primas están razonadas pero al gobierno anterior se le escaparon de las manos y ahora su coste es prohibitivo.

Resumen

Una economía competitiva necesita de una electricidad barata. No es el caso de España. Las causas de una electricidad tan cara son:

La gran cantidad de impuestos que soporta la factura eléctrica. Estos impuestos se deberían reducir, al menos para las industrias.

El déficit de tarifa, que se debería haber atajado hace años.

Las elevadas primas a las energías renovables. El alto coste de la electricidad es en gran parte por estas primas. Estas subvenciones a unas energías tan prometedoras podrían provenir de los presupuestos generales. Desgraciadamente no se puede disminuir sus altos costes debidos errores del pasado.

¿Cuanto CO2 emite el gas natural?

“Nos hemos cambiado al Gas Natural que es un combustible ecológico”. Esta frase y similares son lanzadas alegremente por muchas empresas. La palabra ecológico corre el riesgo de devaluarse, tal y como le pasó a “Bio-“, cuyo uso hubo que casi prohibir en publicidad. Como tantas veces encierra algo de verdad y algo de trampa, analicemos.

Los combustibles fósiles emiten CO2 al generar energía. Sin embargo, para producir la misma cantidad de energía cada combustible emite una cantidad diferente de CO2. El siguiente gráfico muestra las emisiones de CO2 para cada tipo de combustible.

Coeficientes de paso desde energía final a emisiones de CO2. Unidades g CO2/kWht. GLP: Gases Licuados del Petróleo, se puede asimilar a propano, butano o sus mezclas.
Fuente: IDEA: Documento de condiciones de aceptación de Procedimientos Alternativos-Anexo VI.

El carbón emite mucho CO2 para producir energía, por eso se intenta disminuir su uso. Además es un combustible caro. Puede ser razonable que los mineros defiendan sus intereses, pero desde el punto de vista del país sostener la minería del carbón es ruinoso, tanto económicamente como medioambientalmente.

Muchas empresas utilizan calderas de gasóleo. Si se están planteando el cambio al gas natural por el precio inferior de este combustible, una razón adicional es que se emite casi un 30% menos de C02. El gas natural es un combustible más respetuoso con el medio ambiente que el carbón o el gasóleo.

Sin embargo, no es un combustible ecológico. Ya que su uso no es renovable (se agotará en un determinado momento) y sigue emitiendo CO2 y por tanto contribuye al cambio climático. Si el gas natural es del tipo “shale gas” y se ha extraído mediante técnicas de “fracking” la agresión al medio ambiente ha sido muy considerable, en ningún modo se podría calificar a un combustible obtenido de dicha manera de ecológico. El gas utilizado en España en la actualidad no es de este tipo.

La biomasa y los biocarburantes, aunque tienen defectos que corregir sí son más ecológicos que los combustibles fósiles tradicionales y si se mejorar las técnicas de procesamiento podrán llegar a considerarse un día verdaderos combustibles ecológicos. La emisión nula que le otorga el IDAE a los biocarburantes y a la biomasa no es exacta ya que se emite CO2 en la cosecha de las plantas, en su recolección, transporte, procesamiento y transporte final hasta el punto de consumo.

Es positivo sustituir el gasóleo por gas natural para disminuir las emisiones de CO2. En este momento, para muchas empresas es la mejor opción desde el punto de vista medioambiental. Sin embargo, este paso debería ser un paso intermedio, ya que se sigue emitiendo CO2. En el futuro deberíamos obtener energía desde biomasa o biocarburantes, y disminuir así drásticamente las emisiones de C02.

Las entradas más leídas de este blog en 2011

Las 5 entradas de este blog más vistas en 2011:

No ha sido la primera entrada del 2012, pero sí la segunda. Estas son las entradas del blog más vistas del 2011. Con mi ojo crítico diría que las entradas de la primera parte del año tienen más posibilidades de estar en la lista que las de la segunda parte del año. Es una oportunidad para releer algunos artículos que se pasaron por alto en su día.

Por otra parte, es gratificador constatar que alguien lee el trabajo realizado además de los familiares y amigos.