De Montreal a Kioto: El calvario de la refrigeración industrial

La industria de la refrigeración castigada duramente por su contribución al cambio climático.

Evolución normativa gases refrigerantes

La evolución de la normativa en los últimos diez años obligará a modificar dos veces las instalaciones de las instalaciones de frío industrial.

  1.  Nos cargamos la capa de ozono

Primero fue el protocolo de Montreal. Los gases usados en la refrigeración industrial eran muy perjudiciales para la capa de ozono. Por ello se prohibió su uso con la firma de un acuerdo: El protocolo de Montreal en 1987. Los CFC, que en su día se consideraron casi milagrosos porque ni eran inflamables ni nocivos para la salud pasaron a estar prohibidos. Por ejemplo el R-22, un gas ampliamente usado en la industria estará completamente prohibido en 2015. Gracias a estas medidas, la capa de ozono ha dejado de deteriorarse e incluso parece volver a crecer, aunque débilmente. Para muchos, el protocolo de Montreal es el mejor ejemplo de que es posible que la industria cambie sus políticas para ser compatible con el medio ambiente. Sin lugar a dudas, el acuerdo de Montreal es el acuerdo transfronterizo sobre protección del medio ambiente más exitoso de la historia.

De esta forma, las instalaciones de frío industrial tuvieron que modificar los gases con los que funcionaban. Había nuevos gases refrigerantes disponibles en el mercado que pudieran cumplir con la nueva normativa y los instaladores vivieron una beneficiosa carga extra de trabajo.

  1. Aumentamos el calentamiento global

Una vez que la práctica totalidad de las instalaciones de refrigeración cumplen con las condiciones del protocolo de Montreal y ya no dañan la capa de ozono, se cae en la cuenta de que los nuevos gases utilizados son muy perjudiciales para el calentamiento global.

Así llegamos al otro tratado: El protocolo de Kioto, firmado en 1997, que establece límites a las emisiones de gases que contribuyan al efecto invernadero. La Unión Europea empieza a fabricar legislación para reducir las emisiones de efecto invernadero y también apunta hacia los gases usados en la refrigeración industrial. Así, decide reducir drásticamente el uso de los gases usados en la refrigeración industrial que contribuyan al cambio climático: Es decir, prácticamente todos (excepto amoniaco y paradójicamente el CO2). Para ello aprueba la directiva F-Gas.

De esta forma las instalaciones que se han reformado con un coste considerable para cumplir con el protocolo de Montreal ya no sirven con la nueva normativa, y deben ser remodeladas de nuevo (lo que me recuerda a lo vivido por los restauradores y la ley para prohibir el uso del tabaco en lugares públicos y su implantación por entregas).

Lo más curioso es que la ley prohíbe el uso de los gases usados en la actualidad en la refrigeración industrial, pero no hay sustitutos comerciales disponibles. Claro que si hay dinero que ganar estoy convencido que la industria desarrollará nuevos gases, al tiempo.

Resumiendo, la industria de la refrigeración industrial deberá modificar sus sistemas en 10 años dos veces para cumplir con diferentes legislaciones medioambientales. Sería fácil criticar al gobierno español (le daremos cera en el próximo artículo sobre el impuesto de los gases refrigerantes), pero es una dinámica mundial, y especialmente europea. A mi entender es paradójico, que la industria de la refrigeración deba cumplir con tantos requisitos medioambientales (en tan poco tiempo) cuando los mayores culpables del calentamiento global son otros.

Cobrar la electricidad por horas hará que sea más barata (más de lo que dice el gobierno)

Si el próximo domingo, después de discutir con mi cuñado de fútbol (el pobre no tiene mucha idea), regreso a mi casa y no puedo entrar porque la cerradura está rota, llamaré rápidamente a un cerrajero para que la repare. Procuraré no llamar a los que empapelan las ciudades de pegatinas (algunos cuasi-ladrones), sino a un profesional que se anuncie en páginas amarillas o similar. Aunque intente cerrar un precio antes de su visita, inevitablemente el servicio en fin de semana será más caro que en un día laborable, el cerrajero renuncia a sus horas de ocio y las cobra más caras (y tan caras).

Si por el contrario lo que se rompe es la puerta del trastero, esperaré al lunes para llamar al cerrajero, así el servicio será más barato. Ganamos los dos, el cerrajero puede seguir ejerciendo de macho alfa mientras hace la paella del domingo con sus amigos, yo me ahorro un dinerillo y no tengo que cargar con medio trastero para ir a la playa. Los consumidores tomamos decisiones racionales en función de su coste. Lógicamente, si el cerrajero me cobrase lo mismo un domingo que un lunes, lo llamaría el mismo domingo.

Con la electricidad ocurrirá a partir de abril algo parecido. Es decir, no costará siempre lo mismo, su precio variará y los consumidores podremos tomar decisiones en función de su precio. La electricidad no cuesta igual en todos los momentos del día, ni todos los días de la semana. Sin embargo, los consumidores, hasta ahora, pagábamos lo mismo a cualquier hora, por lo tanto, estábamos haciendo un consumo que no ayudaba a las compañías eléctricas (pobrecitas). Siguiendo con el símil de nuestro cerrajero, lo estábamos haciendo trabajar los domingos y eso encarecía el precio del servicio.

El gobierno ha dicho que el precio de la electricidad será más barato con el nuevo sistema de facturación porque nos ahorramos los intermediarios financieros. Yo estoy de acuerdo. Además, yo soy más valiente y afirmo que el precio de la electricidad será aún más barato. Si los consumidores sabemos cuándo es más barata la electricidad y adaptamos una parte de nuestro consumo, el precio medio de la electricidad bajará y lo notaremos todos. No me veo discutiendo de fútbol con mi cuñado a las tres de la mañana para ahorrar electricidad, pero sí que puedo encender el termo eléctrico a esa hora con un programador.

Si la electricidad es más barata en ciertas horas modificaremos nuestros hábitos y conseguiremos pagar menos por la electricidad (esperemos que no sea a costa de enemistarnos con el vecino por el ruido).

Si la electricidad es más barata en ciertas horas modificaremos nuestros hábitos y conseguiremos pagar menos por la electricidad (esperemos que no sea a costa de enemistarnos con el vecino por el ruido).

En definitiva: La electricidad pasará a ser cobrada por horas en función de su coste real. Por esta razón, los consumidores modificaremos parte de nuestros hábitos y conseguiremos un precio de la electricidad más bajo (al consumirla en horas más baratas).

Tu factura de la luz no puede ser más transparente y confusa

Iberdrola vuelve a intentar confundirnos. Durante años se ha puesto la etiqueta de empresa que producía energía verde, cuando el grueso de su producción no lo era (sólo el 15% de su producción proviene de energías renovables en el periodo 2005-20012, según Greenpeace).

Para que no la culpemos de la creciente subida del recibo de la luz emite información no exacta o que da lugar a confusión. Es cierto que el principal responsable de la escalada en los precios de la electricidad es el regulador, es decir el gobierno de España. En concreto la política de energías renovables que estableció el gobierno del PSOE de Jose Luis Rodríguez Zapatero. Sin embargo, la defensa que esgrime Iberdrola no puede ser el gráfico siguiente:

La explicación de Iberdrola sobre los costes de la electricidad da lugar a confusiones

La explicación de Iberdrola sobre los costes de la electricidad da lugar a confusiones

La información está puesta de tal forma que parece que el 38% de la factura se dedica a pagar la electricidad y el resto a pagar otras cosas. Esto no es del todo cierto. Analicemos cada detalle:

 

Coste de 51€

Algunas personas me han preguntado cómo puede ser que el recibo medio sea tan reducido. En España hay millones de pisos de segunda residencia. Estos pisos tienen cada mes el consumo mínimo (excepto en la temporada de vacaciones) y bajan mucho la media.

 

Cargas fiscales 15.7€ (30%)

Aquí se incluye el IVA, ¡como en todos los productos que compramos los consumidores! Es cierto que la carga fiscal de la electricidad es excesiva, ya que tiene un 6% de un impuesto especial. Si consideramos la electricidad como un artículo de primera necesidad para las familias con menos recursos, este impuesto está fuera de lugar. Si además consideramos la electricidad como un elemento clave para la competitividad de las empresas exportadoras este impuesto se debería eliminar.

Hay un 3% de carga fiscal que no sé de dónde proviene.

 

Subvenciones medioambientales 9.7€ (19%)

Estas subvenciones son para las energías renovables (solar y eólica principalmente). Es decir, este dinero se destina a que tengamos electricidad, pero el redactado del texto induce a pensar que son subvenciones para la cría del lince o la regeneración de fondos marinos.

Es cierto que el dinero que destinamos a las energías renovables es excesivo y muy poco eficiente. Las energías renovables son necesarias, y cada vez deben tener mayor protagonismo, pero no a cualquier precio.

 

Subvenciones territoriales 1.9€ (3.7%)

Supongo que se referirá a las subvenciones que perciben las llamadas extrapeninsulares. Generar la electricidad en las islas Baleares y en las islas Canarias es más caro que en la península. Allí no disponen de las fuentes más baratas de electricidad (hidráulica y nuclear). Para que el recibo en las islas no sea muy caro está subvencionado. Esta subvención está relacionada con la electricidad y lo que consigue es que todos los ciudadanos paguemos lo mismo por la misma. De nuevo el redactado puede inducir a pensar que es una subvención para que el territorio de La Rioja tenga más vino, o que Extremadura tenga más buitres, pero no, este dinero es para que algo más de 3 millones de ciudadanos paguen lo mismo por la electricidad que el resto.

Se podría objetar que esta subvención procediese de los presupuestos generales del Estado. Desde mi punto de vista el recibo de la luz es muy proporcional, es decir paga más electricidad el que gana más (porque tiene la casa más grande, tiene más electrodomésticos, o porque tiene más casas), con lo que me parece bien que se pague a través del recibo de los hogares. Las empresas deberían estar al margen de esta vía de compensación.

 

Ayudas sociales 1.3€ (2.5%)

A falta de más información supongo que se referirá al bono social. Las familias con menos recursos (pensionistas, parados, familias numerosas) tienen la luz más barata. Como en el caso anterior podría pagarse vía presupuestos y yo defiendo que se pague por el recibo, pero no por parte de las empresas. De nuevo la redacción del texto incita a pensar que este dinero es para pagar los comedores escolares o los centros de ayuda a la drogadicción cuando es para bajar el recibo de la electricidad de 3 millones de usuarios.

 

Otros 3.4€ (6.7%)

La falta de datos nos obliga a realizar suposiciones. Por eliminación faltan por incluir en el recibo las subvenciones al carbón y a la moratoria nuclear. Este dinero también está dirigido a generar electricidad.

Estoy en contra de las subvenciones al carbón de origen nacional, es una energía muy cara y sin futuro, por lo que no tiene sentido mantenerla. Las subvenciones al carbón deberían proceder de los presupuestos generales del estado y se deben reducir a cero ya.

El pago por la moratoria nuclear es un coste político por decisiones en el pasado y lo mejor es que está próximo a terminarse el pago que ya es reducido.

 

Resumen

La información ofrecida por Iberdrola es capciosa. Pretende hacernos creer que gran parte del recibo es para pagar cosas ajenas a la electricidad con un redactado confuso, lo que es incorrecto. A excepción de la carga fiscal (que es excesiva), el resto de costes son imputables a costes eléctricos. Aunque muchos de estos costes son debidos a decisiones políticas arbitrarias. El gráfico debería quedar así (reconozco que mi gráfico no es tan bonito como el de Iberdrola con la bombilla, pero teniendo en cuenta que no me gano la vida con esto…):

Un redactado más exacto como éste daría una información más completa a los consumidores

Un redactado más exacto como éste daría una información más completa a los consumidores

La subida de la luz que ha experimentado la electricidad en los 6 últimos años es por culpa de decisiones políticas propiciadas principalmente por el gobierno del PSOE de José Luis Rodríguez Zapatero. Son las subvenciones a las energías renovables las que han disparado el coste de la electricidad. Iberdrola tiene razón en culpar a otros de la subida de la electricidad, pero lo ha hecho de una forma inexacta y confusa.

Potencia firme: El talón de Aquiles de las renovables

Potencia Firme: Potencia de generación asegurada el día de máxima demanda anual.

Las energías renovables tienen un problema grave para ser la parte mayoritaria de la generación eléctrica: No aseguran la producción de electricidad en las horas de mayor consumo. Esta condición se podría reconducir con políticas adecuadas, pero en la actualidad no hay voluntad para reconducir la situación.

El siguiente gráfico muestra cuando se consume la electricidad a lo largo del día. El consumo de electricidad sigue el ritmo de la sociedad. Comenzamos a levantarnos a las 6h y así lo hace el consumo. Las fábricas empiezan a producir y las oficinas abren. El consumo sigue subiendo hasta las 10h, cuando abren todos los comercios. A partir de ese momento decae ligeramente. A partir de las 19h el consumo vuelve a subir hasta alcanzar el máximo del día a las 21h. La subida de la tarde coincide con la puesta de sol y el mayor consumo de iluminación.

Evolución del consumo diario de energía eléctrica en un día laborable en España. El máximo consumo se produce a las 21h.

Evolución del consumo diario de energía eléctrica en un día laborable en España. El máximo consumo se produce a las 21h.

En ocasiones el gráfico puede ser diferente: En los días más intensos del verano el consumo de aire acondicionado puede trasladar el pico de consumo a mediodía, pero no es lo habitual.

 

El problema del consumo de electricidad es que se produce a unas horas en las que la producción de las energías renovables no es significativa. Las plantas fotovoltaicas producen electricidad cuando hay luz solar. La generación eólica no sigue un patrón tan fijo, pero en general la producción aumenta por la tarde hasta caer el sol, en ese momento la producción eólica disminuye desde su máximo. Esta es la razón por la que las energías renovables no son muy del agrado de los grandes productores de electricidad (también puede influir el hecho de que tengan pocas plantas renovables y no “caten” subvenciones, pero vamos, es sólo una elucubración). Son poco previsibles (eólicas) y no aseguran el suministro en los momentos más críticos.

Numéricamente esta circunstancia se puede ver en el siguiente gráfico:

Porcentaje de potencia entregada respecto a la instalada en el pico de demanda

Porcentaje de potencia entregada respecto a la instalada en el pico de demanda

 

Por todo lo anterior se hace necesario instalar potencia de respaldo. Es decir, hay que instalar centrales térmicas de “reserva”, para que cuando la generación renovable decaiga siga habiendo potencia en el sistema. El coste extra de esta potencia de respaldo no se suele tener en cuenta al contabilizar los costes de las renovables.

 

Ante el problema anterior se puede actuar de dos maneras:

-Actuar sobre la demanda: Estimulando consumos fuera de las horas punta. Sorprende que no exista una campaña en este sentido por parte de las grandes distribuidoras para los consumidores domésticos. Se espera que la implantación masiva de los contadores electrónicos facilite la existencia de varias tarifas. Y no hay duda, conectar el televisor entre las 20h y las 22h será más caro que el resto del día.

-Actuar sobre la generación: Para que haya más versatilidad en las plantas productoras. Esto se podría promover con la existencia de más plantas de acumulación como la recientemente ampliada de La Muela de Cortes, o con el fomento de un mayor autoconsumo doméstico con acumuladores, para evitar que estos pequeños productores sean generadores a mediodía y consumidores en la punta de consumo.

 

Es decir, el encaje de las renovables en el sistema eléctrico español es difícil conforme la proporción de su producción aumenta. Se podría mejorar con políticas adecuadas sobre el consumo y la generación. A día de hoy las políticas actuales no hacen viable un aumento de la generación renovable ni en costes ni en operatividad.

Desertec: ¿por qué no funcionará la energía eléctrica producida en el norte de África?

Desertec es el nombre de un proyecto que pretende generar energía eléctrica a partir de paneles solares ubicados en el norte de África, desde allí la energía sería transportada a toda Europa a través de líneas eléctricas. Es un proyecto audaz y tentador. Sin embargo está encontrando muchos problemas para su desarrollo. Yo sostengo que Desertec nunca será una realidad a gran escala.

Desertec es un proyecto para generar electricidad con fuentes renovables en el norte de África y consumirla en Europa. (fuente Desertec)

Desertec es un proyecto para generar electricidad con fuentes renovables en el norte de África y consumirla en Europa. (fuente Desertec)

La energía solar es una fuente de energía muy prometedora, pero tiene sus problemas y contradicciones. Entre otras cuestiones es sorprendente que un país como Alemania con poca irradiación solar tenga un uso tan elevado de los paneles solares. Además, los paneles fotovoltaicos consumen un recurso valioso como es el suelo y para algunos presentan un elevado impacto paisajístico. Desertec solucionaba estos problemas.

  • Instalaba los paneles fotovoltaicos en áreas de gran irradiación solar como son los países del norte de África. Tendrían un gran rendimiento.
  • Los paneles serían instalados en terrenos de escaso valor, tanto económico como natural, al usarse parajes desérticos.
  • El proyecto fomentaría las economías locales de los países en los que se instalasen los paneles, y podría ser una forma encubierta de “subvencionar” a la industria europea de fabricación de paneles solares (o lo poco que quede).

Hasta aquí las bondades. Los problemas de un proyecto de esta magnitud son básicamente dos:

  • Medioambientales: Habría que instalar nuevas líneas de transmisión de electricidad con los problemas que eso conlleva. Estas líneas tendrían una longitud enorme.
  • Geopolíticas: Ningún gobierno se arriesgará a importar la energía de otro país, y menos aún de países con inestabilidad política.

Nos vamos a detener en esta última consideración. ¿No importamos petróleo de países inestables?

Es cierto, importamos petróleo de países que están fuera del ámbito de la OCDE. Sin embargo, el petróleo se puede almacenar y hay un pequeño margen de maniobra para cambiar de suministrador (como ocurrió cuando Libia en el año 2011 dejó de exportar crudo). La electricidad, en cambio no se puede almacenar, un problema en el suministro provoca un grave problema de gestión. A la hora de la verdad los países recelan de importar electricidad. Temen que si hay algún problema les corten el grifo (como ocurrió en el invierno de 2009 con el suministro de gas ruso a Europa). Eso explica porqué hay tan pocas interconexiones entre países realmente serias.

Por otro lado, hoy por hoy no hay alternativa al petróleo para algunos usos (como la automoción). Sin embargo, sí hay alternativas a Desertec: Cualquier sistema de generación de electricidad existente.

Desertec tampoco crea un un marco de generación más barato a día de hoy, ni permite generar electricidad en horas nocturnas en los países consumidores (lo que paliaría la gran desventaja de la energía fotovoltaica hoy día).

En definitiva, Desertec es un proyecto muy ilusionante que no será viable mientras no exista una forma barata y asequible de almacenar energía eléctrica.

Perfil de los consumidores de electricidad en España

Perfil consumidores electricidad

Las grandes industrias y los consumidores domésticos consumen la mayoría de la electricidad generada

Los consumidores domésticos cada vez consumen más electricidad, dada la cada vez mayor presencia de todo tipo de cacharrería eléctrica en casa (lavavajillas, secadoras, aires acondicionados…). Sin embargo, estos consumidores apenas pueden negociar el coste de la electricidad con el suministrador.

Evolución del precio de la electricidad: Europa vs España

La reciente noticia de que el precio de la electricidad bajará este abril por primera vez en años me ha conmocionado de tal manera que he recopilado la subida producida en los precios de la electricidad en los últimos años. La electricidad ha subido mucho en los últimos años en España. La diferencia es más sangrante si se compara con otros países de la unión europea.

Precios de la electricidad para consumidores industriales en Europa 2007-2011. Precios en céntimos de euro. Fuente Eurostat.

Precios de la electricidad para consumidores industriales en Europa 2007-2011. Precios en céntimos de euro. Fuente Eurostat.

El gráfico es demoledor, en 2007 España tiene unos precios similares a la media europea. La mala política en renovables en los años 2008 y 2009 aumentan el precio de la electricidad fuertemente en España. España logra así tener la electricidad más cara entre los países grandes.

Incremento interanual del precio de la electricidad para consumidores industriales.

Incremento interanual del precio de la electricidad para consumidores industriales. Fuente: Eurostat.

No hay que confundir, España no tiene unos costes eléctricos elevados por las energías renovables. España tiene unos costes eléctricos altísimos por una mala política de energías renovables. Alemania aumenta fuertemente su parte de producción renovable (20% en la actualidad) sin elevar en demasía su factura eléctrica. Esto lo consigue con un incremento gradual en la producción renovable.

Francia tiene un coste sensiblemente inferior al resto de países. Sin ser un especialista en la producción eléctrica del país galo aventuro a decir que la gran contribución de la energía nuclear contribuye a estabilizar el precio del kilowatio francés.

Un precio contenido de la factura eléctrica es fundamental para la competitividad de un país. El precio de la electricidad se añade al precio de todos los bienes producidos en un país. El precio de la energía (junto con las infraestructuras y la educación) es uno de los factores clave para garantizar la competitividad de un estado. Un precio bajo de la electricidad es esencial para conseguir exportar más al exterior y, por tanto aumentar el empleo.

El objetivo de un gobierno en política energética debe ser, por este orden:

  1. Garantizar el suministro.
  2. Reducir el coste económico al máximo.
  3. Minimizar el coste medioambiental.

Es de lamentar que en el pasado las prioridades del gobierno fuesen otras.

Mucho me temo que el descenso del precio de la electricidad en abril de 2013 será una tregua temporal. El déficit de tarifa sigue creciendo y sólo se puede resolver aumentando el precio de la electricidad o recurriendo a los presupuestos generales del estado. La maltrecha situación de los presupuestos augura un inexorable aumento del recibo de la luz en el futuro.